Columnistas

Juntos o revueltos

Vistas así las cosas, lo más inteligente que pueden hacer los antievistas es ir separados.

La Razón (Edición Impresa) / Jaime Iturri

01:53 / 02 de mayo de 2014

Ahora sí que la oposición la tiene difícil. La encuesta del periódico opositor Página Siete muestra que no crece ni siquiera denunciando al Gobierno.

Si tomamos en cuenta la encuesta de marras, Samuel Doria Medina, Rubén Costas y Juan del Granado suman el 29% de la intención de voto; lejos del 38% que obtendría Evo Morales en las ciudades capitales y en las principales urbes intermedias del país. Y este dato es importante, porque en el área rural la votación para el actual Presidente es mucho mayor. Vistas así las cosas, lo más inteligente que pueden hacer los antievistas es ir separados; a ver si así logran sumar una bancada interesante. Si no, mucho me temo que su suerte está sellada.

¿Cuáles son los pecados capitales de esta oposición? A mi modo de ver, dos: a) No se desprendieron del pasado. Samuel dijo que privatizaría una empresa estatal por día, y ahora no aclara qué haría si fuese presidente. La mayor parte de los bolivianos aplaude la nacionalización, y ahí está la paradoja, si Doria Medina la apoya, tendría que darle mérito a Evo; si la rechaza, va contra el sentimiento nacional.

Con Rubén la cosa también va mal. Le persiguen sus frases (“Cien años hemos sido gobernados por los paceños”) y su oposición a la nacionalización. Y ahora Juan quiere aliarse con la derecha cruceña. Fue el mejor regalo que le podía hacer a su excompadre, le ha dejado todo el campo de la izquierda al MAS.

Fíjese usted que en la encuesta que comentamos Rubén Costas apenas tiene el 1% en La Paz. Sin condenar al neoliberalismo, no hay posibilidades de ganar las elecciones. Pero para eso hay que ofrecer otro modelo y, claro, la oposición no lo tiene.

b) Por lo anterior, la oposición gira en torno a las críticas a la actual gestión gubernamental, pero no propone nada, y es de conocimiento público que no se construye solo demoliendo la casa del vecino. Por ello, deberían pensar en el 2019.

Para ello habría que sentar las bases de lo que quieren y trabajar por plantar argumentos y no solamente críticas. Me temo que eso no ocurrirá. Al final vencerá la angurria. Y ésta puede proyectarse seriamente en las elecciones para gobernadores y alcaldes.

No deja de ser revelador que la preferencia de Juan del Granado sea apenas del 3% en la ciudad de La Paz. Muy poco si quiere retener la Alcaldía. Y lo propio pasa con Rubén Costas, quien tiene 16% de preferencia ciudadana en Santa Cruz de la Sierra para presidente, la mitad de Evo. Más le valdría tirar la toalla, poner a otro candidato y apostar todas las monedas para abril de 2015. Porque al paso que vamos, ni juntos ni revueltos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia