Columnistas

Justicia para Loui

Nuestra Justicia está contaminada por la plaga de la corrupción, la excesiva lentitud y la indolencia

La Razón (Edición Impresa) / Luis Oporto Ordóñez

00:22 / 07 de mayo de 2014

Hace más de un año, el 11 de enero de 2013, el universitario Loui Álvaro Oporto Almaraz fue asesinado de manera cruel, con el propósito de arrebatarle una miserable suma de dinero. Este crimen fue urdido por sus propios “amigos”, aquellos en los que Loui había depositado su confianza.

Pero, ¿quién era Loui Álvaro Oporto Almaraz? Nació en la ciudad de La Paz el 1 de marzo de 1978. Estudió Antropología en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), realizó pasantías en el Museo Nacional de Etnografía y Folklore y en el Viceministerio de Descolonización. Fue miembro del Taller de Video de la carrera de Antropología de la UMSA, formó parte del programa “Tejiendo Conocimiento” que difunde el canal universitario (13) y se desempeñó como archivista en varias instituciones, siendo la última el Archivo Histórico Minero de Potosí de la Comibol. Asimismo, elaboró un estudio sobre la “Etnografía y festividad de la Santa Ñatita”, para el Musef, que fue publicado póstumamente en Fuentes, revista de la Biblioteca y Archivo Histórico de la Asamblea Legislativa Plurinacional (2013).

La trayectoria de su corta existencia figura en el Diccionario Biográfico de Archivistas de Bolivia (2012, p. 428). Esa joven vida, arrebatada por 26 puñaladas de manos criminales, con saña y premeditación, se encuentra en la administración de justicia de La Paz, que luego de un largo proceso convocó a audiencia conclusiva el martes 29 de abril, con la que se cierra la primera fase de este vía crucis, dando lugar al inicio del juicio oral, proceso que quién sabe cuánto tiempo más tomará.

El corolario de este hecho es el daño inferido a la familia de Loui, que debe revivir una y otra vez la forma cruel con la que se dio fin a su noble existencia; y lo que es peor, impotentes ante una administración de justicia indolente que se mueve en sus propios tiempos y miradas.

Queremos una justicia imparcial, que castigue a los culpables y redima a los inocentes. No obstante, ésta se hace esperar demasiado, por cuanto nuestro sistema judicial está castigado por la plaga de la corrupción, la excesiva lentitud y la indolencia. Plaga tan cruel como la muerte misma. Nadie merece terminar su existencia como lo hizo Loui, y ninguna persona merece pasar por un vía crucis para castigar a los culpables. Solo pedimos que esta pesadilla termine de una vez, y por eso invoco a los jueces a que actúen con probidad, sometidos al debido proceso, con transparencia e imparcialidad, pero sobre todo con celeridad, un derecho ciudadano irrenunciable.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia