Columnistas

La Razón

Pensar exige el uso de la razón. Esa es la idea de esta columna y creo que también la idea de este periódico

La Razón (Edición Impresa) / Farit Rojas Tudela

00:48 / 22 de junio de 2015

Empecé a escribir en La Razón hace un par de años, generalmente sobre temas filosóficos, políticos y jurídicos. Como dijo Carl Schmitt, los conceptos centrales en teoría política y jurídica son conceptos teológicos secularizados, que solo pueden ser vistos en su plenitud si los pensamos.

Tomemos como ejemplo la separación de poderes: el jurista Bartolomé Clavero considera que el Legislativo, el Ejecutivo y el Judicial no son más que la santísima trinidad Dios, Hijo y Espíritu Santo. No es casual que la toga sea un pariente de la sotana y que la buena salud de la Justicia se deba en parte a la credibilidad y santidad de los jueces. Pensemos en la actividad legislativa, en esa parte que la técnica denomina sancionar la ley, su origen etimológico lo delata, sancionar viene de sanctus, es decir, hacer santo o santificar la ley, para que la misma sea creíble y exigible. Creo que no solo hay orígenes o trazos del pasado en la teoría política o jurídica, sino comprensiones mucho más interesantes si reordenamos lo que sabemos.

Sin embargo, no escribo solo de política. También es posible reflexionar a partir de películas e incluso series de televisión. Por caso, la serie The Walking Dead tiene un curioso personaje llamado Eugene.

Para los que no vieron la serie paso a resumir: un policía despierta de un coma y se encuentra en un mundo lleno de zombies, el policía encuentra a su familia y a un grupo de sobrevivientes y en el desarrollo de las temporadas de la serie distintos grupos de sobrevivientes se encuentran con el grupo liderado por el policía. Muy bien, en la cuarta temporada aparece un nuevo grupo que tiene por misión llevar a Eugene, un científico genio, a Washington porque tendría la cura para el virus zombi. Lo curioso es que el mismo Eugene frustra constantemente los intentos de ser conducido a Washington.

Cuando no tiene mayor excusa, es decir cuando se sortean todos los obstáculos para que lo lleven a Washington, confiesa que no sabe la cura, que los engañó durante todo este tiempo, pues lo único que quería era sobrevivir, y que si no inventaba el relato del genio que tenía la cura, era posible que ni él ni muchos otros hubieran sobrevivido.

¿No es posible encontrar en esta serie una explicación, por ejemplo, para la mala burocracia? Hay burocracias que están hechas para evitar a toda costa que Eugene vaya a Washington, o dicho de otro modo, burocracias pensadas y diseñadas para que nunca se consiga lo que supuestamente promete el papeleo y el procedimiento; sin embargo mantienen a muchas personas con vida, desde al que hace el trámite hasta a los que atienden la burocracia. Pensar exige el uso de la razón, así como reír. Esa es la idea de esta columna y creo que también la idea de este periódico. Muchas felicidades a La Razón por este nuevo aniversario.

Es abogado y filósofo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia