Columnistas

Lecciones de las burbujas especulativas

Las burbujas se inician con políticas de regulación de oferta que conducen al alza de precios

La Razón / Rolando Jordán Pozo

01:33 / 19 de septiembre de 2013

El gran ciclo de precios altos de las materias primas metálicas y energéticas se mantiene por diez años (2003-2013), sostenido por el fenómeno de la especulación. Esto explica por qué en el decenio reciente, mientras el mundo capitalista transitaba por las sombras hacia la depresión, los países de economía emergente gozaron del boom de precios de las materias primas. Existe algún consenso en que el ciclo pudo haber terminado, sin embargo, el fenómeno especulativo es impredecible y se alimenta de la política monetaria expansiva vigente en los países capitalistas del norte, la cual provee la cantidad de dinero barato que requiere la especulación.

Si el hombre aprende de sus errores y no los reitera invariablemente, entonces cobra sentido analizar fenómenos especulativos similares en el pasado reciente, a fin de extraer lecciones útiles para el diseño de la futura política empresarial y gubernamental.

Las conjuras especulativas se inician con políticas de regulación de oferta que conducen al alza de precios. Las medidas van desde la imposición de controles a la exportación (fijación de cuotas), el manejo de fondos mixtos de estabilización de precios, hasta simples compras de bienes, sostenidas y acumulativas. Esto conduce a la formación de existencias (en activos y físico) crecientes en el tiempo. Mantener estas existencias demanda, a su vez, el acceso a dinero barato y abundante.

Las estrategias especulativas no pueden extenderse en el tiempo indefinidamente, así como no existe un acceso ilimitado al financiamiento y, por tanto, no es posible incrementar indefinidamente existencias de materias primas en los almacenes. La estrategia especulativa es piramidal, ya que requiere de bases cada vez más amplias y de una mayor cantidad de apostadores en la base para el crecimiento del ingreso. Este proceso conduce a la formación de burbujas especulativas que eventualmente explotan.

Un aspecto frecuentemente ignorado cuando se inician estas corridas especulativas es que cada materia prima, sin excepción, tiene un precio máximo de sustitución. Alcanzado este nivel, resulta más rentable usar productos sucedáneos más baratos. Que cada precio máximo sea alto o bajo no es relevante, lo importante es tomar en cuenta que en algún momento los precios dejarán de subir y cualquier burbuja explotará. La mejor estrategia de sobrevivencia, en este caso, es salir de su tendencia lo más rápido posible.

La especulación tiene mejores perspectivas de éxito en la fase del ciclo en la cual los precios suben. Esto es lo que ocurrió en la década de los ochenta, al término de la fase expansiva de la cuarta larga onda, que se prolongó por diez años más gracias a las políticas monetarias expansivas en la crisis de estanflación. Por eso, los recientes diez años de precios especulativos altos (2003-2013) aparecen como un fenómeno atípico, ya que ocurren en plena fase depresiva de la cuarta larga onda del capitalismo mundial. Queda pendiente abordar el análisis comparado de la especulación de precios de los años setenta y de la década reciente, y sus consecuencias sobre el mercado del estaño y del petróleo, además de los efectos sobre la economía nacional.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia