Columnistas

Limonov: un aventurero presidenciable

Limonov, gato con siete vidas, es una piedrita en el zapato de Putin y un ícono para sus seguidores

La Razón / Carlos Antonio Carrasco

02:06 / 23 de junio de 2012

Ciertamente, la vida es muy corta para consagrarla a una sola pasión. Por ello, resulta admirable que a sus 69 años, Eduardo Veniaminovich Savenko, alias Limonov, sea, a la vez, héroe de la novela de Emmanuel Carrere, ganadora del premio francés Renaudot 2011, y recientemente candidato presidencial en Rusia.

Un gato con siete vidas: gamberro en su nativa Ucrania, dandi en Moscú, poeta, mayordomo en Manhattan, escritor exitoso en París, soldado en la guerra de los Balcanes, jefe del Partido Nacional Bolchevique y exprisionero político. Las 488 páginas del libro de Carrere sólo abren el apetito para conocer más sobre ese personaje de ficción, cuya vida real excede a la imaginación.

Cuando a su edad, diduskas y babuskas hacen cola para cobrar sus magras jubilaciones, Limonov es el vigoroso caudillo de un partido que agrupa a 7.000 cabezas rapadas de jóvenes desesperados (los nasbols) que expande su influencia en la inmensidad territorial rusa. Parece que el liderato de ese pueblo ancestral estaría reservado a los sesentones, físicamente aptos y diestros en artes marciales, también como el presidente Vladimir Putin, solo nueve años menor que Limonov.

Pero mientras aquel sólo fue superespía de la KGB, éste es además autor de numerosos best-       sellers, traducidos a varios idiomas, entre los que se destacan Diario de un fracasado y Autorretrato de un bandido en su adolescencia. 

Joven aún, disiente de la Unión Soviética, se instala en Nueva York del brazo de Yelena, la bella modelo que le sirve de llave para entrar en la alta sociedad. Pero cuando ella lo abandona, duerme bajo los puentes y abraza el homosexualismo en busca de amor y desahogo para sus urgencias. De esa inusitada experiencia emana su libro El poeta ruso prefiere los negros grandes. Amante de una mucama latina, se abre paso como valet de un gringo millonario que le sirve de trampolín para cruzar el Atlántico e instalarse en París, donde sus dotes literarias lo mantienen con dignidad bohemia hasta que la implosión soviética le permite volver a Moscú. En sus andares, mujeres aparecen y desaparecen, dejándolo temporalmente inconsolable. Pero el odio al sistema establecido y su desdén por los triunfadores son el motor que nutre su voluntad para recuperarse con ímpetu de sus repetidos fracasos.

Los oligarcas que surgen del burdel poscomunista, sean Berezovski, Gussinski o Khodorkovsky, fruto de la capitalización impulsada por Boris Yeltsin, son por igual detestados por Limonov, como lo es Gorbachev a quien lo considera un traidor a la Patria.

Por estos motivos, al retorno de su pasantía como combatiente al lado de los serbios en la guerra civil yugoslava, funda su propia fuerza política que provoca al régimen imperante. Este reacciona acusándolo de promover un golpe de estado en Kazajstán, imputación que lo lleva a purgar un año y medio en la tenebrosa prisión de Lefertovo, antes de su errada candidatura presidencial.

Aliado del campeón mundial de ajedrez Gary Kaspárov e inveterado organizador de manifestaciones, es una piedrita en el zapato de Putin y un ícono para sus imberbes seguidores. Esa áurea seguramente sirve de afrodisíaco para que su actual pareja, la actriz Yekaterina Vokova, 40 años menor, sea la madre de sus dos pequeños infantes y asidua acompañante en sus sueños de poder y de celebridad.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia