Columnistas

Linchamiento

Medios monopólicos atacan sin piedad  cuando ven sus intereses en peligro e ignoran códigos

La Razón (Edición Impresa) / Grover Cardozo

00:21 / 31 de octubre de 2015

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos-(CIDH) y su cofradía de intelectuales diestros en América se ponen melodramáticos y quejosos cuando hablan de libertad de expresión en Venezuela y Ecuador, pero no dicen nada del linchamiento mediático al que fueron sometidos los candidatos del kichnerismo en las semanas previas a las elecciones argentinas. Al tacho y sin sonrojarse los principios de la pluralidad y los equilibrios informativos, y luz verde a quienes imponen matrices mediáticas desde el escritorio de quien detenta el medio.

Los periódicos  argentinos Clarín, La Nación, Perfil, La Razón y el inefable sitio  Infobae recargaron impiadosamente la pluma contra el candidato presidencial Daniel Scioli y con más saña contra el postulante a gobernador por la misma fuerza Aníbal Fernández.

Este último, actual jefe de gabinete de la presidenta Cristina Fernández, fue una figura clave para desbaratar el monopolio de la familia Magneto, propietaria de un emporio multimedia comandado por Clarín y conformado por canales, radios, periódicos, editoriales y empresas telefónicas, y que en los últimos 30 años controlan (¿controlaban?) la política argentina.

Tres semanas antes de las elecciones generales, todo el grupo mediático actuó en línea para disparar  contra Fernández un misil de alto alcance, amplificando una denuncia  realizada en el programa de Jorge Lanata, y en la cual un sentenciado a 20 años de prisión afirmaba que Aníbal  Fernández era parte de una red de importación de drogas prohibidas.

Fernández negó rotundamente la calumnia, aseverando que se trataba de una infamia de la coalición comandada por Clarín. En los días posteriores esos medios publicaron pequeñas notas con las aclaraciones y desmentidos del jefe de gabinete y otros funcionarios del Gobierno, pero la duda estaba echada y no quedaba tiempo para activar una investigación que haga aflorar la verdad de los hechos.

Dos días antes de la denuncia, Aníbal Fernández llevaba la delantera en todas las encuestas  ante María Eugenia Vidal, una candidata macrista  que apenas aparecía en los medios, al considerar que su tierno rostro era suficiente para llegar a la gente.

En esas condiciones llevaron a Fernández a las elecciones, y se dio el resultado previsible. Fernández perdió la justa ante la postulante que ni se despeinó para la victoria. Lo cierto es que los medios monopólicos atacan sin piedad cuando ven sus intereses en peligro e ignoran los códigos del periodismo. Y la CIDH se hace a la distraída dejando que sus estatutos solo tengan alguna utilidad en el WC. Un mínimo de escrúpulos impondría algo de sensatez. No son así las cosas, hasta la próxima queja de la CIDH y sus intelectuales llorones.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia