Columnistas

Mala vibra

Las personas con mala vibra no han logrado establecer un equilibrio con su realidad y su entorno

La Razón / Alejandro F. Mercado

00:03 / 20 de julio de 2013

Hace unas semanas, un amigo me invitó a participar de un debate. El tema que se trataría era muy interesante y, ciertamente, me hubiese gustado participar en dicho evento. Sin embargo, al enterarme de quién sería uno de los panelistas, me disculpé, señalando que para esa fecha le habían programado una cesárea a mi abuelita, ello ante el inconveniente de que mi amigo Bunbury no estaba para ayudarme. Si usted no tiene un amigo Bunbury, sería conveniente que lo encuentre, caso contrario, su abuelita tendrá que sufrir varias cesáreas. En el caso de que no sepa cómo conseguirlo, le recomiendo leer a Oscar Wilde.

Volviendo al tema, no se trató de que dicha persona tuviese ideas distintas u opuestas a las mías. Por el contrario, creo que los debates entre personas que tienen ideas y posiciones distintas son los más enriquecedores. Tampoco se trató de que pensara que la persona que me había ahuyentado fuese una persona de muy buen nivel, por lo que yo no me creía capaz de debatir con ella; por el contrario, lo que más me gusta es debatir con personas más preparadas que yo, ya que es una de las mejores formas de aprender. Se trató simplemente de que esa persona emite una mala vibra.

No es lo mismo mala vibra que mal bicho. Podríamos decir que mal bicho es una categoría superior, aunque quizá lo correcto sea decir una categoría inferior. Mal bicho es aquella persona que no ha podido asimilar sus fracasos y que ha desarrollado un profundo sentimiento de frustración, que lo ha convertido en un resentido, perverso, en alguien que se deleita con el dolor ajeno. El mala vibra es mucho menos dañino, se trata de personas que no han logrado establecer un equilibrio con su realidad y su entorno, por lo que emiten vibraciones negativas como mecanismo de defensa.

Existen varias opciones para protegerse de personas con mala vibra. Se recomienda, por ejemplo, llevar un clavel blanco en la solapa, ya que éste absorbe la mala vibra; o tener la estatuilla de un gato egipcio en la oficina para cubrirse de las vibraciones negativas. Hay quienes sugieren llevar un ajo en el bolsillo, lo cual me parece que podría ser efectivo, ya que es muy probable que nadie quiera acercársele, de la misma forma que si uno no se baña varios días, las únicas que se le acercarán serán las moscas y, por lo que conozco, las moscas no tiran mala vibra.

Ciertamente no creo en estos sortilegios para evitar la mala vibra, creo firmemente que lo mejor es alejarse lo más que se pueda de los mala vibra y tratar, en lo posible, de rodearse de gente con buena onda.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia