Columnistas

Manfred recargado

Me conmoví hasta la médula al conocer la prematura procla-mación de Reyes Villa como candidato.

La Razón / José Luis Exeni Rodríguez

00:00 / 11 de marzo de 2012

Debo confesar que me conmoví hasta la médula, con ligerísimo espasmo, al conocer la prematura proclamación de Reyes Villa como candidato a la presidencia del Estado Plurinacional. ¿Se imaginan? El reincidente Capitán, desde Washington y con el gentil auspicio de la Cámara de Comercio Boliviano Americana, fue lanzado como adversario del oficialismo para las elecciones generales de diciembre de 2014.

La curiosa proclamación de la vieja manfredumbre plantea algunas cuestiones interesantes. La primera es la precocidad. El anuncio llega no sólo distante en el espacio (muy al Norte), sino también en el tiempo (casi tres años antes de los comicios). No hay confusión ni engaño. Parece más bien una señal-anticipo de disputa interna. Y el Capitán, está visto, tiene un serio problema de estimulación precoz. Este asunto se relaciona con una bandera que provoca razonable insomnio en las aspiraciones opositoras: la candidatura única. Y es que, a tenor del ejercicio de primarias de sus colegas venezolanos, a la luz de la reciente experiencia de unidad anti-MAS en la Alcaldía de Sucre, hay un sentido común en la debilitada oposición: dividida no tiene chance en las urnas.

El Capitán se ofrece como cabeza. Otra cuestión, sugestiva pero asaz previsible, es la reincidencia. Reyes Villa ya fue derrotado dos veces en elecciones presidenciales: por el gonismo en 2002, por el evismo en 2009. ¿Por qué insistir? ¿Exceso de temeridad, acumulación de experiencia, capricho? El dato duro es que aunque no lo admita, y atribuya todas sus derrotas al “fraude”, desde hace una década el Capitán se ha especializado en perder.

El tercer aspecto relevante tiene que ver con el discurso. A tono con el desgastado estribillo de la oposición política y su ruidosa/cotidiana expresión mediática, la proclamación manfreduna llega con la promesa —como invasión gringa— de “liberar a Bolivia del Gobierno dictatorial” y la insoportable hegemonía masista. El Capitán, con la democracia en la valija, traerá renovados “orden, paz y trabajo”.

Así, no resulta para nada casual ni extraño que la reaparición de Reyes Villa, cual si fuese parte de una cuidadosa trama con guión asignado, venga con la advertencia de que, además de luchar contra el autoritarismo de Evo y los miserables, es imperativo —en palabras del Zorro Berzaín— que Bolivia sea rescatada de las garras del narco(ca) tráfico. El Capitán sabe de esas cosas.

No es un dato menor, tampoco, allende fugas, que la proclamada candidatura presidencial de Manfred llegue desde Washington. Sin olvidar otro dato por demás simbólico: el escenario para el lanzamiento opositor fue posible por gracia de un influyente banco y tuvo cobertura informativa de una conocida agencia de noticias. El Capitán, está comprobado, tiene leales socios/amigos.

Una última cuestión, sugestiva —que por sus implicaciones no puede pasar desapercibida—, es el hecho de que los voceros de la manfredumbre hayan recurrido, una vez más, al expediente del padrón electoral como justificativo de una futura derrota. ¿Le suena conocido? Si en 2002 fue “fraude informático” y entre 2008-2009 hicieron “guerra sucia” contra su padrón, ¿en 2014 el Capitán dirá que perdió por “fraude biométrico”?

Pero lo más original de esta proclamación presidencial tiene que ver con un inútil ejercicio de abstracción. ¿Olvidan acaso que Manfred Armando Antonio Reyes Villa-Bacigalupe no está fuera del país por motivos de negocio ni en faena de turismo o de “perseguido político”, sino como prófugo de la justicia boliviana? ¿No tendría que venir primero a rendir cuentas?

La manfredumbre, esa anomalía, amenaza con volver. Dicen que su candidatura está en marcha “pese a quien pese”. Aseguran que será el futuro Presidente de Bolivia. Certifican que cuenta con el “voto seguro del pueblo”. Ah, los reincidentes. Ay, los innovadores: “la aureola impide a veces que entre algo en la cabeza”. Dicho. 

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia