Columnistas

Mediocres

Cada día es una oportunidad para avanzar, para hacernos mejores personas

La Razón (Edición Impresa) / Lucía Sauma *

11:50 / 25 de mayo de 2017

Estos días los medios magnificaron la revelación de Brian May, guitarrista de Queen, respecto a que Freddy Mercury habría perdido un pie antes de morir de sida. Para quienes nos solazamos escuchando esa voz inigualable, esta última noticia tiene poca importancia, Mercury permanecerá cantando por el resto de la vida, y ese es su legado, lo demás quedará en la bruma del cotilleo o en las páginas amarillistas. La noticia es irrelevante frente a mensajes como el que “debemos construir nuestras esperanzas juntos o no vamos a tener más futuro, porque el tiempo no espera a nadie”.

¿Cómo descubrir lo que es importante y diferenciar de la cáscara cuando los medios, las redes sociales, nos bombardean para que solo nos fijemos en lo superficial y mediocre, descuidando lo esencial e importante? La fatiga de una sociedad sumergida en el afán de acumular ha descuidado la formación del ser humano basada en principios no solo de sobrevivencia, sino también de crecimiento interior que nos hagan trascender, ir más allá de las abrumadoras mediocridades. Somos mucho más que una cédula de identidad, más que los propietarios de un celular. Podemos pensar, amar, ser felices... ejerzamos ese derecho en libertad, o al menos luchemos por hacerlo.

En enero de este año un grupo de astrónomos dedicados a construir un mapa detallado del universo en Nuevo México determinaron que los seres humanos estamos hechos de los mismos elementos que las estrellas, como ya lo había determinado su colega Carl Sagan, al concluir que “el nitrógeno de nuestro ADN, el calcio de nuestros dientes, el hierro de nuestra sangre se hicieron en los interiores de estrellas en proceso de colapso.

Estamos hechos, pues, de sustancia estelar”. En otras palabras, estamos hechos de polvo de estrellas, esos mismos astros que nos hacen decir inalcanzables como estrellas, cuando algo es capaz de trascender de tal modo que no se lo puede tocar. ¿Vamos a despreciar esa esencia de la que estamos hechos?

En estos días en que la realidad nos enfrenta con la torpeza de lo mediocre, es bueno recordar que cada día es una oportunidad para avanzar, para hacernos mejores personas; pero para ello debemos prepararnos a diario, a fin de no confundirnos en el despilfarro de lo intrascendente, y así no malgastar la vida. Vuelvo a citar a Freddy Mercury: “este mundo tiene solo un dulce momento separado para nosotros. ¿Quién quiere vivir para siempre? ¿Quién quiere amar para siempre cuando el amor debe morir?”. O quizás hace falta reforzar esta idea con el final de un poema de Mario Benedetti que nos desafía a estimar nuestra existencia, porque “a veces el futuro puede ser una noche sola y uno gasta la urgencia en llegar y dormirse”.

* es periodista.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia