Columnistas

Melville

Cada vez siento una admiración mayor por Melville, uno de los más importantes creadores americanos.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge M. Reverte *

01:15 / 29 de diciembre de 2016

Estados Unidos tiene mucho más fondo del que uno se puede imaginar después de haber vivido  casi 70 años en el país del norte, que es mi caso. Yo creo, por ejemplo, que tanto Hillary Clinton como Donald Trump experimentarían una fuerte impresión si supieran lo bien informados que están casi todos los periodistas que participan en tertulias sobre la forma de ser del americano medio.

Clinton habría podido ganar si se hubiera enterado mínimamente de cómo son sus compatriotas en el Medio Oeste y de cómo ven la confrontación racial los americanos de segunda generación de Florida. Por no hablar de la crisis industrial y cómo la analizan los trabajadores blancos de Detroit.

Bueno, pues de todo eso sabe un montón el español medio. Al poco de conocerse los resultados de las elecciones presidenciales de noviembre, mi panadero me ha dado un buen repaso al respecto. A él no le ha extrañado nada, conociendo como conoce de cabo a rabo la naturaleza de estos norteamericanos. Él nunca ha estado en Estados Unidos, pero no necesita hacerlo para saber de qué habla.

En el resto de los países, fuera de Estados Unidos, muy pocos se han sorprendido con el resultado más que los que han estado años en Washington o Nueva York. Lo mejor es no haber ido nunca, por lo visto. Yo llevo semanas esperando el apocalipsis, que no se ha producido afortunadamente todavía.

Y para hacer la espera un poco más llevadera, me he puesto a leer la correspondencia que sostuvo Herman Melville con Nathaniel Hawthorne hace siglo y medio (La uña rota). La verdad es que leyendo esas cartas se aprende mucho de literatura. Y se puede uno preguntar si un editor puede dedicarse a esas cosas viviendo en Segovia. Y resulta que sí, y que es muy improbable que Trump pueda evitarlo en el futuro.

También he visto la película El corazón del mar. Y cada vez siento una admiración mayor por el que considero uno de los más importantes creadores americanos. Moby Dick es uno de mis libros favoritos desde siempre (siempre es mucho tiempo) y me prometo retomar la costumbre de leerlo por lo menos una vez al año. Y eso me lleva a pensar que Donald Trump es una anécdota apenas en mi relación con la literatura americana. Que no hay ninguna posibilidad de que la interfiera.

Hoy, con más razón que nunca, voy a dedicar mi tiempo a leer a Melville, sus cartas y sus novelas. Y no pienso aprender nada sobre el carácter del americano medio de Oregón o Arkansas. Es mejor aprender del americano sobresaliente.

* es escritor y periodista, columnista de El País.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia