Columnistas

Memorias ausentes de la revolución de 1952

La historia de este acontecimiento sigue marcada por una versión oficial, construida por el MNR

La Razón / Esteban Ticona Alejo

00:51 / 14 de abril de 2012

El pasado 9 de abril se celebró 60 años de la revolución de 1952, la segunda revolución en América Latina después de la mexicana de 1910. Lamentablemente la historia de este acontecimiento en la vida del país sigue marcada por una versión oficial, construida a gusto y sabor del MNR.

Este momento de cambio que vivimos nos invita a tener nuevas políticas de la memoria histórica-cultural nacional e interpretaciones frescas a partir de fuentes nuevas, donde se reconozca a los actores que marcaron quiebres cruciales en la vida política del país. No obstante, estas acciones siguen postergadas. ¿No le interesa al Estado Plurinacional leer ese momento histórico donde indios y mestizos en armas quebraron políticas oligárquicas? ¿Por qué el Estado Plurinacional no toma las riendas para preparar actos de conmemoración de la revolución del 52?, ¿es que siente celos con la actual revolución democrática y cultural? Sabemos que ambas “revoluciones” son diferentes y también sabemos que la revolución no fue hecha por gente del MNR, sino por el pueblo.

Es vergonzoso aún leer en los libros escritos por gente del MNR y sus simpatizantes a caudillos endiosados (Paz Estenssoro, Lechín, Siles Zuazo, etc.), encima de la “plebe”; es decir, por sobre el pueblo. Tenemos un museo de la revolución (plaza Villarroel) que casi siempre está cerrado, aunque igual están ahí los restos de esos caudillos mencionados; pero en ese espacio inmortal están ausentes los actores que protagonizaron los días de la revolución ofrendando sus vidas.

Sé que muchos jóvenes de hoy no saben que los vecinos de Villa Victoria, Munaypata, exfábrica Said, Achachicala, Layq’a quta (Laicacota) o la Ceja del El Alto fueron bastiones donde se definió la revolución. ¿No les interesa al Estado Plurinacional, a la gobernación paceña o a los municipios de las ciudad de La Paz y El Alto tener algún museo de la memoria de 1952 donde se enseñe que esos indios que habían migrado del área rural y que se convirtieron en obreros de la exfábrica Said, Soligno, u obreros de la empresa de ferroviarios, fueron quienes tomaron las armas para derrotar a la oligarquía feudal y latifundista? Este tema también debería interesar a los dirigentes de las juntas de vecinos de los barrios mencionados, y a todos quienes vivimos en Chuqiyapu Marka (La Paz).

Reiteramos el llamado a la gobernación del departamento de La Paz sobre la necesidad del rescate de la experiencia de las milicias armadas “campesinas” de 1952-1953 que tomaron haciendas en varias provincias, expulsando a los patrones, ¿dónde está esa memoria? Aún hay gente protagonista de la misma y que lamentablemente no tiene oportunidad para compartir su experiencia y su memoria, y el Museo de la Revolución no está hecho para ellos.

Otra falencia lamentable es de los investigadores, intelectuales sobre todo en las ciencias sociales, que desafortunadamente nos hemos quedado repitiendo viejos slogans como el de Montenegro (Nacionalismo y coloniaje) e incluso de Zavaleta Mercado y su Estado del 52. No tenemos una profunda interpretación de la revolución de 1952 a partir de una visión crítica y plural. Cuánta  falta hace que las alcaldías, la UMSA o las facultades de ciencias sociales o humanas convoquen a certámenes de investigación con fuentes orales, documentales, fotográficas que nos den cuenta, para reconstruir la memoria oral que nos permita aprender de este acontecimiento tan importante y sepamos de su legado del que disfrutamos hoy en día.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia