Columnistas

Mercados aún inquietos

Debido a las posibles consecuencias globales, la Fed optó por no modificar la tasa de referencia.

La Razón (Edición Impresa) / Armando Álvarez Arnal

03:00 / 27 de septiembre de 2015

Al finalizar julio, los mercados daban por descontado que el Banco Central de Estados Unidos (Fed) comenzaría a elevar paulatinamente a partir de septiembre la tasa de interés de referencia, que se encuentra entre el 0% y 0,25% desde fines de 2008, debido a las señales de recuperación que viene mostrando la economía estadounidense, la que registró un sólido crecimiento del 3,7% en el segundo trimestre y una continua disminución del desempleo.

Ante la posibilidad de que en Estados Unidos se paguen mejores tasas de interés, muchos inversionistas habían retirado sus capitales de economías que enfrentan problemas, principalmente de las denominadas economías emergentes, por lo que el dólar continuaba fortaleciéndose frente a diversas monedas.  

Sin embargo, las cifras sobre el desempeño de la economía china difundidas en agosto, que mostraron que se estaría debilitando más de lo esperado, junto a las dubitativas medidas y de poco efecto adoptadas por las autoridades del gigante asiático (que causaron volatilidad en los mercados bursátiles, de materias primas y divisas) generaron preocupación sobre la conveniencia y oportunidad de que la Fed eleve la tasa de interés de referencia, ya que ello podría motivar una mayor salida de capitales y una mayor apreciación del dólar que encarecería las materias primas, lo que junto al debilitamiento de la economía china podría estimular la volatilidad ya existente.

Asentada en las posibles consecuencias globales más que en el desempeño de la economía estadounidense, la Fed finalmente optó por no modificar la tasa de referencia, aunque dejó abierta la posibilidad de hacerlo en octubre o diciembre de este año. Pero esta determinación tampoco tranquilizó a los mercados, que aún se mantienen volátiles. De hecho los mercados bursátiles subieron luego de conocerse la decisión de la Fed, pero los siguientes días volvieron a registrar una tendencia a la baja; algunas monedas se recuperaron frente al dólar mientras que otras se debilitaron aún más; y los precios de las materias primas han subido y bajado sin una tendencia clara.

El hecho de que la Fed haya fundamentado su decisión de no modificar la tasa de referencia en factores externos más que en los factores internos de la economía estadounidense estaría llevando a los inversionistas a pensar que las condiciones económicas globales serían más débiles de lo que se pensaba. Por otra parte, diversos países cuyas monedas se habían depreciado frente al dólar antes de que la Fed tome su decisión, lo que favorecía a sus exportaciones, se han visto afectadas con la posterior apreciación de las mismas. Por ejemplo en la eurozona,  la moneda comunitaria recuperó terreno frente al dólar, y el Banco Central Europeo anunció que podría tomar medidas de estímulo adicionales a las que viene implementando de ser necesario. Y en Estados Unidos la decisión de la Fed tampoco parece haber sido bien recibida, porque al no subirse la tasa de referencia pareciera que su economía no estaría lo suficientemente recuperada, lo que no genera el clima de confianza necesario para que las familias y las empresas gasten e inviertan más. A lo anterior se suma que las disputas y falta de un acuerdo en el Congreso estadounidense para aprobar el presupuesto fiscal para la próxima gestión podrían generar el cierre de varias dependencias estatales a partir de octubre, tal cual como sucedió en 2013, situación que tampoco contribuiría a impulsar un clima de confianza.  

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia