Columnistas

El México del ‘Zurdo’

El de Mendoza es un mundo desgarrado, destruido por la violencia, por la irrupción de los narcotraficantes

La Razón (Edición Impresa) / Jaime Iturri Salmón

00:00 / 20 de febrero de 2015

Leí La prueba del ácido y fue el principio de la obsesión. Con decirles que le pedí a mi buen amigo Hernán que viajaba a España que me comprara algunos títulos que me faltaban. Me trajo dos que devoraré este fin de semana como Dios manda. Y es que Elmer Mendoza me ha abierto el horizonte de la literatura del norte mexicano. Una región cruzada por el narcotráfico, la corrupción generalizada de sus políticos, la lucha de sus habitantes para sobrevivir, el amor por el tequila y la cerveza, por la buena comida y por las mujeres bellas.

Culiacán, en Sinaloa (noroeste de México), es el centro de sus novelas, que abarcan desde los años setenta, con El amante de Janis Joplin, hasta el México de Vicente sumergido en una “guerra” contra el narcotráfico, que trajo una inaudita ola de violencia y no consiguió rebajar en nada los índices de comercio de estupefacientes.

El de Mendoza es un mundo desgarrado, destruido por la violencia, por la irrupción de los comerciantes de droga a Estados Unidos y por el dinero que rodea al sicariato. No en vano su primer personaje, El asesino solitario se llama la novela, es Jorge Macías, un exguardaespaldas convertido en victimador.

Y es también el mundo de Edgar el Zurdo Mendieta, un detective mexicano que busca la justicia en un país donde esta palabra solo existe en los diccionarios. Pero, pese a todo, trabaja por impartirla, aunque no se hace problema en recibir cada mes un sobre con dinero por saber obedecer a sus jefes. Lo acompaña Gris Toledo, una exagente de tránsito que va aprendiendo el oficio de investigadora. Y también lo acompañan en La prueba de ácido, en Balas de plata y en Nombre de perro.

Estas novelas, como todas las grandes obras de la literatura, son la más lúcida lectura de México. Un hermoso país lleno de gente amable y querendona que, sin embargo, se desangra en luchas intestinas muchas veces financiadas por las mafias (y las agencias gubernamentales) de su vecino.

Pesimista pero nunca conformista, el Zurdo es un ser extraño que ama los libros, con decirles que estudió Letras en la universidad. En eso se parece mucho a Mario Conde, el detective del cubano Leonardo Padura. Y se le asemeja por su afición al trago y las relaciones sentimentales complicadas.

En fin, un indudable festín para quienes amamos la literatura negra, que los feriados de Carnaval me permitieron devorar como quien sabe que leer es un aliento de vida frente a la violencia que afuera nos rodea.

Es periodista.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia