Columnistas

México insurgente

De verdad este bello país merece otro destino que el que como herencia mal nacida ha recibido

La Razón (Edición Impresa) / Jaime Iturri

00:02 / 23 de enero de 2015

Vi a las preciosas y a las veteranas. Cuerpos rellenos y los “muy saludables”. Senos colgando y los muy firmes. Estaban en fila, desnudas de la cintura para arriba, en la acera de la Reforma, una de las calles emblema de Ciudad de México, larguísima como bostezo de boa.

Hacía un frío que pelaba los huesos. Por eso no se habían quitado los jeans. A su lado, un grupo aún más numeroso de hombres protestaban en calzoncillos. Todos con el cuerpo cobrizo. Todos bailando para entrar en calor y como demostrando que la protesta puede ser también una fiesta. Todos semidesnudos, como denunciando con su cuerpo que viven en un país que no los atiende; que los mira pero no los ve; que permanece ciego, sordo y mudo como los monitos asiáticos.

¿Cuál era la denuncia de estos campesinos miembros de un grupo conocido como los Cien Pueblos? Pues, como taparrabos llevaban la foto de algún político corrupto. Y es que en México las autoridades y los candidatos corruptos son legión.

Y esta manifestación se repite dos veces al año. Y los ciudadanos los miran, algunos sorprendidos, muchos solidarios, y algunos hasta con morbo; pero ya no indiferentes ante esta ofrenda del cuerpo que parece decir “te doy lo más íntimo que tengo, mi propiedad más preciada, a cambio de que me prestes atención”. Es decir, muestro mi cuerpo no como humillación, no como imposición, no como comercio, sino como furiosa afirmación de mí y mi voluntad de luchar, de soñar, de vivir.

Y no es falta de pudor, es la presión de que el cuerpo se convierte en protesta. Mojigatos y mojigatas, abstenerse. Después de tantos años en las noticias y en la revolución, creo no equivocarme si les digo que algo muy gordo se está tejiendo en el país azteca. ¿Lindo, no?

Porque de verdad este bello país merece otro destino que el que como herencia mal nacida, diría el poeta Hernández, ha recibido. Un país productor de petróleo que hoy debe importar gasolina demuestra el desastre que fue el tratado de libre comercio. Hambre para muchos y el triste, muy triste, privilegio de tener al mayor millonario del mundo, el Sr. Carlos Slim. Los ecos de Chiapas aún resuenan, lo muestran los indígenas de Veracruz que se desnudan para desnudar al sistema.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia