Columnistas

México 2012

A menos de un mes de los comicios, López Obrador se ha puesto a sólo cuatro puntos de Peña Nieto

La Razón / Ricardo Paz Ballivián

00:02 / 04 de junio de 2012

Si alguien hace dos meses hubiese planteado la probabilidad de que el PRI, con su candidato presidencial Enrique Peña Nieto, no gane las elecciones, habría sido tachado de loco y pésimo analista político. En ese entonces el candidato de la “tricolor” llevaba más de 20 puntos a sus perseguidores: la representante oficialista del PAN, Josefina Vásquez Mota, y el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, del PRD.

Peña Nieto es el resultado de una delicada y trabajosa estrategia que el PRI, con ayuda de Televisa, llevó a cabo desde hace más de seis años. Primero fue electo como gobernador del estado de México y su gestión fue mostrada como un ejemplo de eficiencia y pulcra administración, luego se lo proyectó como el salvador del país, guapo, atildado, preparado, hasta con una esposa joven, bella y popular actriz de telenovelas. Un verdadero adonis político que parecía imbatible y con la sagrada misión de devolver al PRI al poder.

El Gobierno puso en la arena su mejor carta: Josefina, la carismática exministra de Educación, mujer de carácter y de gran determinación. En los inicios de la campaña parecía una alternativa importante, aunque con muy pocas probabilidades de amenazar la cómoda posición delantera del candidato del PRI. Por su parte, la izquierda mexicana optó por lo conocido: el otrora exitoso jefe de gobierno del Distrito Federal y excandidato presidencial, el Peje López Obrador, a quien casi nadie le daba esperanzas al inicio de la contienda.

Los que leen de manera lineal las encuestas y creen ciegamente que el marketing político sigue las reglas del marketing comercial no se cansaron de afirmar que la campaña de 2012 se iba a parecer mucho a aquellas de antaño, en que el “tapado” del PRI, una vez proclamado, resultaría a la postre el presidente electo. Claro, no realizaron una lectura más estructural de los factores definitorios de la elección y menos reflexionaron sobre la sociología del voto mexicano.

No estudiaron, por ejemplo, cómo en el Perú se dio un fenómeno que parece repetirse en México. Allí también los “líderes de opinión” desahuciaron a Humala a tres meses de los comicios y luego tuvieron que admitir la victoria del candidato nacionalista. Lo que sucedió es que la gente ya había votado antes por Humala y, como se sabe, Ollanta después de aquel revés no descansó un solo día y visitó todos y cada uno de los pueblos del Perú fidelizando su liderazgo.

López Obrador parece repetir el ejercicio y, a menos de un mes de los comicios, se ha puesto a sólo cuatro puntos de Peña Nieto. Con la ayuda adicional de los estudiantes, que protagonizan una “primavera mexicana”, el PRD ha forzado una final inesperada que le pone emoción a la campaña. Nada está dicho entonces hasta el 1 de julio.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia