Columnistas

‘Mimosas’

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Villagómez

00:36 / 11 de septiembre de 2018

El encabezado puede llevar a confusiones, pero Mimosas es el último largometraje del joven realizador franco-gallego Oliver Laxe. Con pocas obras, Laxe ha sido galardonado en festivales tan prestigiosos como Cannes, y merece una breve reseña (y una mañosa hipérbole) porque su último largometraje transcurre entre montañas, y eso nos incumbe.

Mimosas trata de una larga y penosa travesía entre parajes montañosos bellos pero peligrosos. Un viejo sufí, que sabe que su muerte es inminente, contrata dos cirujas para que lo acompañen a él y a su familia a cruzar la cordillera del Atlas (que recorre Túnez, Argelia y Marruecos, a 4.165 metros de altitud en su pico más alto), para llegar a su pueblo natal. A ese grupo variopinto (todos son actores no profesionales) se suma un particular personaje de la calle, entre chamán y desquiciado, que se roba el protagonismo en toda la película.

Ante las persistentes imágenes de intérpretes absortos y ensimismados frente a una inmensa montaña, todas las críticas de este filme recrean comparaciones o disquisiciones cinematográficas: que sí recuerda a Pasolini o que se funda en el neorrealismo italiano. Nadie toca el tema que, a mi juicio, es lo central del filme: el ser de la montaña. Personalmente, visionando la película me identifiqué con el pasmo místico que se marcaba en esos rostros, con la incredulidad del ser ante una naturaleza huraña, y con el ahogo que ocasiona la atmósfera enrarecida. Todas reacciones conocidas y experimentadas por nosotros ante el contexto montaraz que nos rodea. Pero, y aquí va lo importante de esta nota, esto es universal: a los seres de la montaña casi nadie los entiende. Voy más allá: somos tan particulares que nadie podrá desentrañar al ser andino, ni tampoco nosotros mismos.

 No se trata de ser particular por el solo hecho de querer presumir de ello. Se trata de identificarnos plenamente con esa condición que la podemos emparentar con los habitantes de Lhasa en el Tíbet. Con nadie más. Y esa condición natural ha forjado un ser particular en sus expresiones culturales y artísticas; y también en su manera de entender, proyectar y construir una ciudad en las alturas. Ese solo hecho, indiscutible por donde se mire, debería marcar profundamente la lógica de hacer planificación urbana y regional. Pero hasta la fecha nadie ha sistematizado un modo de pensar el hábitat del Ande. Sin embargo, ese sentido de pertenencia y su proyección deben superar las interpretaciones políticas que reducen todo a un tema de raza o de pintoresquismo pachamamista, confrontándolo sagazmente con la globalización mediática y tecnológica. Quizás así encontremos los paradigmas de nuestro desarrollo urbano.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia