Columnistas

Mineros versus ‘mineros’

En la actual gestión de gobierno los mineros cooperativistas gozan de muchos privilegios

La Razón / Esteban Ticona Alejo

00:01 / 15 de septiembre de 2012

Recuerdo que el presidente Morales, en los primeros meses de 2006, tuvo que confrontar el enfrentamiento brutal entre mineros cooperativistas y asalariados en el centro minero de Huanuni; y en alguna ocasión el Mandatario dijo que, para él, ese hecho fue lo más triste y doloroso en su vida como Presidente.

Han pasado más de seis años de esos días luctuosos, y la bronca entre los mineros nombrados no ha cambiado mucho. Es decir, en estos días siguen confrontados por una veta —Rosario— ubicada en el centro minero de Colquiri. ¿Quiénes son los “mineros” de la Federación nacional de cooperativas? Se autocalifican de autogestionarios, productores autónomos de minerales, generadora de divisas, cuentapropistas y hasta de modernizadores de la minería, etc. Aunque los mineros asalariados los acusan de ser los grandes juqueadores o ladrones de minerales.

Sabemos que en la gestión del presidente Evo Morales gozan de muchos privilegios. Mencionemos algunos de ellos. Tienen diputados nacionales en la Asamblea Plurinacional. Además, obtuvieron una especie de cupo en el Ejecutivo: el embajador de Bolivia en Colombia. Recuerdo que alguno de estos embajadores manejaba muy bien la retórica del “Vivir bien”, asociándola al mundo espiritual andino, pero lo más llamativo es que conectaba ese discurso “del cambio” con el crecimiento de capitales y mercados; vaya “capitalismo del vivir bien”. Sabemos, que siempre negociaron el cómo no pagar impuestos al Estado. Una de las más conocidas concesiones es la exención de no pagar el Impuesto al Valor Agregado (IVA). Entonces ¿quiénes son, pues, estos “mineros cooperativistas”? Tienen orígenes indígenas aymara-quechuas, que se fueron capitalizando hasta convertirse en empresarios de la minería, que explotan a sus hermanos de sangre y ahora pretenden imponerse —a punta de movilizaciones, bloqueos de caminos, amenazas y dinamitazos— a sus compañeros mineros asalariados para apropiarse de una rica veta.

Alcides Arguedas, en su libro Pueblo enfermo, describe el comportamiento político del mestizo inescrupuloso. La etnografía del cholo de Arguedas está hoy en día representada por los “cooperativistas políticos”, que coparon estratégicamente los espacios políticos nacionales y regionales con mil artimañas, reñidas con valores como la solidaridad y el compromiso con el país, características entre los mineros revolucionarios.

Fue un grave error el que se le reconozca derechos especiales a los cooperativistas en la Constitución política de 2009, porque supuestamente son un ente colectivo con fines sociales y humanos, pero en la práctica son asociaciones del nuevo empresariado endógeno rapiña, que se camuflan de autogestionarios y que usan todas las astucias de los “mestizos políticos” con la finalidad de continuar acumulando más riqueza y poder.

¡Qué lejos ha quedado la imagen del minero solidario, que piensa en su país y sus hermanos de clase! Lamentablemente hoy tenemos a algunos “mineros” que pelean por más vetas, riqueza, dinero y poder. Estudios recientes consideran a los cooperativistas mineros como una de las nuevas élites del país, que crecieron a costa del chantaje político y las prebendas.

Esta realidad hace que nos solidaricemos con los mineros asalariados que continúan luchando —como siempre— en etapas de cambio por la nacionalización total del centro minero de Colquiri. Con la diferencia que ahora no sólo tienen que pelear con las empresas transnacionales, sino también con algunos de sus hermanos desclasados y deshumanizados, que se han convertido en grandes capitalistas, llamados cooperativistas mineros. Jallalla khuya mankhan irnaqirinakaru jilatanakaru, ukhamaraki kullakanakaru.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia