Columnistas

Mirar, comer y oír natural

La Razón (Edición Impresa) / Marlene Quintanilla

23:50 / 30 de abril de 2018

Con aproximadamente 4.530 millones de años de existencia, la Tierra, nuestra casa, hoy está cambiando por el accionar del Homo sapiens, que la habita por más de 200.000 años. En tan solo esa fracción de tiempo (0,004% de vida humana respecto a la edad de la Tierra), hemos alterado la naturaleza a tal punto que en los últimos 40 años se han extinguido el 58% de sus animales. Pérdida que según el informe Planeta Vivo del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, 2012) podría alcanzar el 67% en 2020.

Quienes han caminado en medio de un bosque pueden confirmar que rápidamente son conquistados por el deleite de sus finos olores, sabores (frutos silvestres) y melodías; al poco tiempo se reconoce el idioma de los pájaros y el susurro del viento, cuando los ruidos y olores que alteran la conducta humana desaparecen. Nuestros antepasados, aunque estaban expuestos a otros males, tuvieron una mejor calidad de vida, al convivir en armonía con la naturaleza.

Se dice que somos lo que miramos, comemos y oímos. Hoy en el mundo moderno estamos sumergidos en una rutina de desorden, donde la “viveza criolla” es más aplaudida que cuestionada. En vez de deleitarnos con la naturaleza, vivimos inmersos en un paisaje urbano contaminado de ruidos (tráfico vehicular, música alta, etc.) y basura. Nuestra alimentación se suple en gran medida con grasas saturadas y azúcar procesada, dieta que genera problemas de salud. Según el INE (2017), al menos 138.124 padecen de diabetes en el país, enfermedad que junto con otros males nos quitan a un ser querido cada día. Si no tratamos a nuestro cuerpo y mente de manera adecuada, no podremos frenar el deterioro de nuestro planeta, que se acrecienta con cada animal que es sacrificado para servir como alimento y con cada hectárea de tierra utilizada para expandir la frontera agrícola y pecuaria. Si disminuimos el consumo de carne, tendríamos comida vegetal para alimentar dos veces al planeta Tierra.

Al eliminarse una sola especie, estamos destruyendo el sustento biológico del que depende la humanidad. La naturaleza puede vivir sin el hombre, pero el hombre no podrá existir sin la naturaleza. Tú y yo somos completamente dependientes de la naturaleza para obtener el aire, agua y alimentos todos los días; además de ser fuente de salud, inspiración y felicidad. Según la OMS, cada ciudadano requiere mínimamente entre 9 y 16 m2 de área verde para garantizar un ambiente saludable. ¿Cuántos metros de área verde están a tu alrededor? ¿O mejor, cuantos árboles existen en tu acera, cuadra o barrio? Si la respuesta son pocos o ninguno, por qué no empezar ahora, plantando un árbol y cuidando la naturaleza que nos rodea. De nosotros depende nuestro existir como especie.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia