Columnistas

Movilizaciones ¿estratégicas?

Es tiempo de evaluar, desde nuestros feminismos, cuán estratégicas son nuestras movilizaciones.

La Razón (Edición Impresa) / Verónica Rocha fuentes

00:38 / 14 de octubre de 2016

En 2013, la asambleísta Patricia Mancilla presentó un recurso al Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) demandando la inconstitucionalidad de algunos artículos del Código Penal que penalizan el aborto. Un día cualquiera la noticia sorprendió al país y movilizó inmediatamente la opinión pública de sectores que apoyan la despenalización de esta práctica y otros que no conciben que esto ocurra. Si bien hasta entonces ambos sectores mantenían estrategias de largo plazo para posicionar sus ideas, hasta ese momento no se había desatado en el país un debate tan abierto al respecto; de cierta manera gran parte de quienes pertenecemos a la opinión pública sentimos la necesidad de manifestarnos, o dicho de forma más clara, de atrincherarnos. Uno de los resultados de ello fue que la despenalización del aborto perdiera en cancha la posibilidad de materializarse hasta otro momento en que la coyuntura lo permitiese.  

Hoy en día el tema de la violencia contra la mujer y con ello las posturas feministas que buscan dar batalla a una sociedad patriarcal se han ido visibilizando en la agenda social y mediática del país, y desde ya quienes nos reconocemos feministas anotamos esto como un punto a favor de esta histórica lucha. Pero también recogemos con preocupación el hecho de que el feminismo no logre movilizar por sí mismo a una sociedad que dice estar cercenada por cada mujer que matan diariamente en el país. No tengo registro de una movilización contra la violencia contra las mujeres en el país que se haya forjado y haya tomado las calles de manera masiva. Por ello es que nos preocupa que Los Simpson tengan más capacidad de movilización espontánea que nuestras muertas. O que una carrera vestida de fucsia que desnaturaliza el discurso feminista movilice más que los nombres de las mujeres que hoy nos faltan.

De igual manera creo que debe preocuparnos el hecho de que el colectivo Mujeres Creando pinte un mural denunciando de la manera más anarquista, transgresora y radical a la sociedad patriarcal en la que vivimos. Y que lo que sea recogido en el debate sea nuestra intolerancia e hipocresía social. Al final de la polémica quienes se apuntan un punto son las integrantes de un colectivo al que le funciona muy bien este tipo de movilización para sus fines. Pero por supuesto también se lo apunta una parte de la sociedad conservadora que ha logrado tomar la calle y modular las paredes velozmente para defender su posición-trinchera ante tamaña “ofensa” a la Iglesia Católica.

Estas movilizaciones (en clave de carreras fucsias o polémicas transgresoras) que toman las calles están edificando de varias maneras representaciones individuales y sociales sobre lo que es el feminismo; cuando en los hechos los feminismos son movimientos y corrientes más diversas. En medio de todo ello ¿estaremos comunicando realmente que, en el fondo, el feminismo nos permite mantenernos vivas como mujeres? Es tiempo de evaluar, desde nuestros feminismos, cuán estratégicas son nuestras movilizaciones; y cuán movilizadas están nuestras estrategias. Incluso si ello implica concluir y asumir que un sesudo discurso parece no ser el correcto en un país que aparentemente es más receptivo a los mensajes simples o polémicos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia