Columnistas

Mujeres y G77

Se tiene la convicción de que somos una minoría, algo así como un apéndice de los hombres

La Razón (Edición Impresa) / Con la punta de la aguja - Julieta Paredes Carvajal

00:00 / 18 de mayo de 2014

A pesar de tanta lucha, todavía siguen considerándonos a las mujeres un sector entre tantos sectores, un tema entre tantos temas, un problema entre tantos problemas; es la forma cómo se configura socialmente la presencia de las mujeres en el mundo. Se tiene la convicción (construida) de que somos una minoría, una yapa, como diríamos en aymara, algo así como un apéndice de los hombres. Un ejemplo es la Cumbre Juvenil que manejó el concepto de joven como si fuera lo mismo ser joven hombre que ser joven mujer. Las mujeres somos la mitad del mundo, estadísticamente incluso podemos ser más del 50%, pero filosóficamente nosotras hablamos de la mitad del mundo, la otra mitad son los hombres.

Entender el camino de la despatriarcalización es reconocer primero el camino de las feministas de todos los continentes, quienes siempre hemos apuntado al patriarcado en nuestras luchas. Somos las feministas las que hemos hablado de patriarcado como un sistema de opresiones; nuestros hermanos hombres han conceptualizado al sistema de opresiones como capitalismo imperialismo, neoliberalismo, colonialismo, etcétera.

Lo valioso del proceso de cambio en Bolivia es que se ha planteado la despatriarcalización como una política pública, que pretende despatriarcalizar tanto el Estado como la sociedad, y son dos tareas titánicas. El primer paso está dado en el marco conceptual del Plan Nacional de Igualdad de Oportunidades (PNIO) y en la tesis de la Alianza de las organizaciones sociales de mujeres, donde Bolivia retoma de manera institucional (desde el Gobierno y las organizaciones sociales de mujeres) las luchas de las feministas a nivel mundial.

En la Cumbre de las Mujeres y la Despatriarcalización, que se realizará a fin de mes, se pretende lograr un documento que nos permita plantear al mundo (en la reunión del G-77+China) la despatriarcalización como la base del llamado “nuevo orden mundial”, pero de ninguna manera queremos que sea un nuevo orden patriarcal con privilegios reciclados. Por eso es tan importante lo que en Bolivia se está logrando desde las mujeres autoridades elegidas y las hermanas dirigentes de las organizaciones sociales.

Es imprescindible que podamos afrontar este desafío que no tendrá el número deseado de participantes por las condiciones de espacio disponibles en Santa Cruz, pero que pretende ser representativo de este proceso; y sus actoras principales, lejos de protagonismos egocéntricos e individualistas, nos reuniremos; el feminismo comunitario estará presente, aportando y socializando propuestas, conceptos nuevos, acciones políticas de las mujeres en Bolivia y su proceso de cambio.

Aprovechamos para invitarles, el martes 20 de mayo a las 19.00 en la calle Ayacucho-Ministerio de Culturas, a la presentación de nuestro libro El tejido de la rebeldía, bases de la despatriarcalización, para tener claro que la despatriarcalización no es un grafiti, es una política pública desde el Estado y una acción revolucionaria desde la sociedad.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia