Columnistas

Música... a fin de año

En esta época navideña la música es capaz de trasladarnos a tiempos distintos

La Razón (Edición Impresa) / Patricia Vargas

00:00 / 25 de diciembre de 2014

Por el importante número de conciertos, especialmente de música clásica, algunas de las grandes ciudades reciben las fiestas de fin de año con anticipación e incluso sin estar prendidas las luces que las identifican. De esa manera, la oferta cultural hace que se respire el mágico ambiente musical, cuyo repertorio va desde la interpretación de la música medieval hasta la contemporánea, incluyendo la música experimental. Tampoco faltan las ciudades donde ese tipo de eventos son acompañados por la instalación de mercados temporales navideños, organizados junto a pequeños actos en los que la música de villancicos hace su presencia. Un reto al frío de las noches de invierno, el cual es combatido con la alegría que emanan esas interpretaciones, a las que se suman los coros infantiles.

Es evidente que algunas composiciones de música clásica se han ido popularizando, y hoy su presencia es capaz de cautivar la atención de muchos adeptos, pues su valor primigenio está por demás consolidado en la estructura de la sónica global. No lejos se encuentra, sin embargo, la música pop, folk y otras, cuyas melodías poseen sus propias historias, ya que han logrado gustar, amenizar y trascender en el tiempo, para convertirse en parte del dialecto de la música universal contemporánea.

Así, el territorio de la música evidentemente se ha ido ampliando y actualmente es capaz de ofrecer, transmitir y tocar ciertas raíces de la conciencia humana. Lo singular es cómo infunde sentimientos distintos, algunos conservados en la memoria e identidad de las urbes, por ejemplo la misa criolla.

En La Paz, la oferta musical en diciembre es importante. La cartelera se entremezcla entre conciertos de música clásica, nativa, jazz, rock, folklore y otros. Algunos, remarcados por cánticos de villancicos. Empero, existen muy pocos conciertos que se “bajan” a la calle. El motivo posiblemente es el frío, aunque es la mejor época del año, salvo cuando llueve. Incluso así, no faltan los pequeños conciertos, como los del coro infantil, que se instalan en ciertos lugares urbanos, colaborando a que allí el paisaje público sea objeto de transformación, especialmente por las manipulaciones acústicas que no dejan de lograr auténticas performances, aun contando solo con ese elemento escénico: el entorno de la vida ordinaria de la ciudad. Algo por demás encomiable.

La música es considerada el misterio del hombre y estuvo presente desde el inicio de su existencia. Es ampliamente conocido que apareció antes de todo discurso, por tanto, antecedió a la palabra. Es una energía preeminente de significación que no solo forma parte importante de la vida cotidiana, sino que es capaz de reapropiarse de territorios impensables. Tan es así que puede invadir nuestra intimidad a través de sus bellos espacios envolventes, que penetran hasta el silencio, de forma agradable.

Este arte forma parte de los valores más elevados de la humanidad y hoy es considerado como de vital importancia en la calidad de vida del ciudadano. En esta época navideña es capaz de trasladarnos a tiempos distintos, sensibilizándonos hasta el punto de lograr extraer las emociones sensitivas y estéticas más profundas a través de los sonidos extraídos de los instrumentos que la ejecutan.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia