Columnistas

Necesidad de Emmanuel

El año que termina ha marcado el acelerado final del socialismo del siglo veintiuno.

La Razón (Edición Impresa) / José Rafael Vilar

01:30 / 20 de diciembre de 2016

El año termina y vale la pena revisarlo antes de las festividades, que actuarán como momentáneo olvido. En lo internacional, deja cuatro hitos muy importantes: la tragedia de Siria, el triunfo de Donald Trump y el populismo, la crisis en Venezuela y la debacle del socialismo del siglo 21.

La conflagración siria, al igual que el Daesh y los muchos conflictos de corte musulmán tras la fracasada “primavera árabe”, en lo interno buscaba derrocar la dinastía Al Assad, pero en lo externo, es el primer gran episodio “caliente” de la nueva guerra fría entre una Rusia empobrecida pero necesitada de recuperar un espacio hegemónico internacional y un Estados Unidos al que la crisis de 2008 (y el aventurismo de George Bush hijo) dejó debilitado pero ahora en proceso de recuperación y mantenimiento de su Lebensraum, arrastrando a una Europa débil y en debate.

La crisis de los refugiados marcó la innegable responsabilidad con las víctimas de los conflictos; y, a la vez, desnudó la incapacidad occidental, más allá de los discursos, de asimilar, no solo recibir, a quienes acogía (cada vez menos aceptados), además de gestionar eficientemente su llegada, diferenciando las víctimas de conflictos de los que buscan mejores condiciones de vida y previniendo la infiltración terrorista. Para la crisis siria, 2017 verá el triunfo de los leales a Bashar Al Assad, más ahora con el entendimiento Trump-Putin.

Las recientes actividades del presidente electo de Estados Unidos han demostrado el error de quienes creían que “una cosa es en campaña y otra al gobernar”. Aunque algo más moderado en discursos, la selección de sus compañeros de gabinete (con falta de entusiasmo de muchos por aceptar serlo), sus posiciones internacionales y decisiones internas (populistas y destinadas a acabar el legado demócrata) auguran un cuatrienio azaroso, al que se agrega el avance de euroescépticos y populistas de derecha en Europa tras el brexit.

La crisis en Venezuela avanza incontenible con el diálogo fracasado desde el inicio (fue, como en 2014, solo una estrategia del oficialismo para ganar tiempo), las soluciones siguen en stand by, la oposición se complica y desgasta sin aunar nuevas voluntades y el país avanza al desastre y la violencia.

El año 2016 ha marcado el acelerado final del socialismo del siglo 21. Además de la grave crisis venezolana (junto a la salvadoreña y, en menor medida, la ecuatoriana), fueron derrotados democráticamente gobiernos probolivarianos acusados de corrupción generalizada y un desastroso manejo económico en Brasil —a su corrupción sistémica se sumó la institucionalizada por el Partido de los Trabajadores (PT)— y Argentina, con Uruguay en afinidades más distantes y la pérdida final de apariencias democráticas con la dinastía Ortega en Nicaragua. La muerte de Fidel Castro Ruz coincide con un momento ancilar: hacia dónde irá Cuba porque su economía ideológica fracasó.

Bolivia en 2016, con creciente contracción económica y discursos optimistas, vivió seis hechos importantes: los irresueltos escándalos del Fondo Indígena y el affaire Zapata (este último diluido en un cotilleo banal mediatizado), los resultados del referendo del 21 de febrero, el conflicto de los cooperativistas mineros, la crisis del agua (fracaso de un modelo de gestión gubernamental), y el desastre del avión de LaMia, que conmocionó la credibilidad del país. Como el reciente congreso del MAS ratificó la repostulación presidencial y la economía no tiene visos de mejorar, sino más bien de empeorar, 2017 será un año tenso, colmado de conflictos, con una oposición que no despega y que se fragmenta.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia