Columnistas

Necesidad de evaluar

Se debería ampliar el plazo para alcanzar los niveles mínimos de cartera en los sectores productivos.

La Razón (Edición Impresa) / Armando Álvarez Arnal

00:00 / 28 de febrero de 2016

En diciembre de 2014, el Gobierno emitió un decreto supremo estableciendo niveles mínimos de cartera que las instituciones bancarias deben alcanzar hasta diciembre de 2018 en los sectores productivos y de vivienda de interés social. Para los denominados bancos múltiples, el nivel mínimo de cartera a alcanzar en los mencionados sectores es del 60%, y para los denominados bancos pyme, del 50%.

De acuerdo con cifras de la ASFI, a diciembre de 2015 los bancos múltiples tenían una cartera de $us 14.105 millones, y los bancos pyme, de $us 437 millones. El porcentaje del total de cartera colocado en los sectores productivos representaba cerca del 39% para los primeros y del 40% para los segundos. Dividiendo el porcentaje que aún les resta para alcanzar los niveles mínimos establecidos entre los tres años de plazo que tendrían para ello en la presente gestión, los bancos múltiples tendrían que cerrar la gestión con un porcentaje de cartera colocada en el sector productivo sobre el total de su cartera del 47%, y los bancos pyme, del 43%.

Para alcanzar esos porcentajes, las instituciones bancarias tendrían tres alternativas. La primera sería reducir cartera, lo que implica que las instituciones financieras mantengan el monto colocado en los sectores productivos y reduzcan el monto colocado a empresas de los sectores no productivos (comercio y servicios fundamentalmente). La segunda sería mantener el nivel de cartera con el que concluyeron la gestión 2015, lo que implica recomponer la cartera aumentando las colocaciones en los sectores productivos y reduciendo la cartera colocada en los no productivos. Y la tercera alternativa sería alcanzar los porcentajes creciendo en cartera. Para ello, los bancos múltiples tendrían que prestar aproximadamente $us 1.840 millones, y los bancos Pyme,  $us 65 millones (cerca de $us 1.900 millones entre ambos tipos de instituciones) únicamente en los sectores productivos y nada en los no productivos, a fin de alcanzar sus respectivos porcentajes. Una vez que alcancen ese monto, por cada $us 1.000 que coloquen adicionalmente, los bancos múltiples recién podrían colocar $us 530 en los sectores no productivos (ya que el 47% debe destinarse a los sectores productivos) y los bancos pyme, $us 570 millones.

Lo anterior implica que el acceso a financiamiento por parte de los sectores no productivos estaría condicionado a que exista demanda por financiamiento por parte de los productivos. Sin embargo, surge la duda de que las empresas de los sectores productivos demanden financiamiento por $us 1.900 millones, en una coyuntura en la que muchas de ellas enfrentan una reducción de sus ingresos, sea por la caída de los precios de las materias primas o por la competencia que enfrentan de productos importados legal e ilegalmente de países cuyas monedas se han depreciado de manera importante frente al dólar y al boliviano. Cabe mencionar que en la gestión 2015, la cartera de ambos tipos de instituciones bancarias, colocada en los diversos sectores económicos, creció un total de $us 2.400 millones.

Parecería entonces que es necesario que las autoridades evalúen ampliar el plazo otorgado a las instituciones bancarias para alcanzar los niveles mínimos de cartera en los sectores productivos, ya que de mantenerse, los sectores de comercio y servicios podrían enfrentar una contracción al tener limitado acceso a financiamiento. Situación claramente no deseable ante un escenario de debilitamiento de la economía. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia