Columnistas

Negociación diplomática

Para buscar un arreglo internacional, es menester primeramente negociar entre las partes

La Razón (Edición Impresa) / Ramiro Prudencio Lizón

00:56 / 15 de enero de 2014

El Gobierno nacional ha manifestado su interés en buscar entendimientos con el gobierno de la señora Bachelet en Chile, al margen de la demanda presentada en La Haya. Esto es muy positivo, pues como se debe comprender, la cuestión marítima se solucionará a fin de cuentas entre los dos Estados: Bolivia y Chile.

Pero el Ejecutivo ha adelantado que esperará que el futuro Gobierno chileno presente una propuesta de solución. Esto no condice con la práctica diplomática. Para buscar un arreglo de algún problema internacional, es menester primeramente negociar entre las partes. Por tanto, lo que debe hacer nuestro país es mandar un enviado confidencial a Chile con potestades de negociador, o mejor todavía, un cónsul general con dichas facultades.

Cabe recordar que las principales negociaciones que se llevaron a cabo en el siglo XX se efectuaron mediante negociadores muy capacitados, que se esmeraron en buscar que Chile aceptara llegar a una solución positiva sobre el problema marítimo nacional. El primero de ellos fue don Alberto Ostria Gutiérrez, quien inició su labor en 1947, y durante más de tres años trató de llegar a un compromiso con Chile. Este se logró cuando se cursaron las célebres notas del 1 y 20 de julio de 1950, mediante las cuales Chile aceptaba “entrar formalmente en una negociación directa destinada a buscar la fórmula que pueda ser posible dar a Bolivia una salida propia y soberana al océano Pacífico, y a Chile obtener compensaciones que no tengan carácter territorial y que consulten efectivamente sus intereses”.

El segundo fue don Guillermo Gutiérrez Vea Murguía, durante la negociación de Charaña. Luego de tres meses de intensa conversación con la cancillería chilena, don Guillermo presentó un proyecto de solución del problema. Chile respondió con una contrapropuesta entregada el 19 de diciembre de 1975, donde ofrecía entregar a Bolivia un corredor al norte de Arica con continuidad territorial desde Bolivia hasta el mar. En él estaban incluidos el ferrocarril de Arica a La Paz, el aeropuerto de Chacalluta y el camino de Arica a Visviri, que está vinculado al de Charaña a La Paz.

El tercer destacado negociador fue don Jorge Siles Salinas, quien fue designado cónsul General en Santiago durante la nueva gestión con Chile, denominada, el “Enfoque Fresco”, en los años 1986 y 1987. Pero, pese a su vehemente labor en ese país, donde se granjeó la simpatía y comprensión de gran parte de sus políticos e intelectuales, su gestión no prosperó ya que Bolivia siguió insistiendo, como lo hizo durante la negociación de Charaña, en oponerse terminantemente a una compensación territorial. Luego del fracaso del “Enfoque Fresco”, extrañamente, nunca más se envió a Chile a un diplomático para que negociara, o por lo menos conversara sobre el tema marítimo.

Los cónsules generales que fueron a Santiago se limitaron a conceder visas o pasaportes, y en el mejor de los casos, a hacer alguna difusión cultural.Seguramente había la convicción de que Chile rechazaría tratar el tema marítimo. Pero esta creencia era falsa, ya que los gobiernos de Patricio Aylwin, Eduardo Frei y Ricardo Lagos se esforzaron por buscar acuerdos con nuestro país; mucho más el último, quien vino a Bolivia y aquí mantuvo conversaciones con casi todos los mandatarios del siglo XXI.

Si se desea buscar una buena relación con el gobierno de la señora Bachelet, no hay que esperar de éste proposiciones de arreglo del problema marítimo, sino que se debe negociar con él. Es Bolivia, el país interesado en solucionar su enclaustramiento geográfico y, por tanto, somos nosotros quienes debemos esforzarnos en tratar el asunto insistentemente con Chile hasta lograr dicho objetivo. En consecuencia, paralelamente a la demanda en La Haya, es importante iniciar negociaciones amistosas y fraternas con el nuevo Gobierno chileno. Y para ello se debe enviar un buen diplomático, conocedor del tema y de Chile, para que lo haga con propiedad y seguridad, tal como lo hicieron los grandes diplomáticos arriba mencionados.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia