Columnistas

Nostalgia ch’ukuta

El ‘subsuelo’ del mercado Lanza se ha convertido en un verdadero mingitorio público.

La Razón (Edición Impresa) / Paulo Cuiza

00:32 / 03 de julio de 2016

El 7 de diciembre de 2014, La Paz fue elegida como Ciudad Maravilla (alegría para todos) en el concurso organizado por la fundación New7Wonders. Pasaron más de 18 meses de aquel día y poco o nada se hizo desde entonces por embellecer la ciudad, así que en estas fiestas julias quiero utilizar esta columna dominical para sacar a luz algunos problemas de nuestra ínclita urbe, que en 13 días más celebrará 207 años de su gesta libertaria.

“Para muestra, sobra un botón”, reza el refrán, y me quiero referir a cuatro botones que opacan el título de Ciudad Maravilla. El primero de ellos, el llamado mercado Lanza. Una obra descomunal enclavada en el corazón mismo de la ciudad, cuyo “subsuelo” se ha convertido en un verdadero mingitorio público, donde el que quiere hace sus necesidades a la vista del ocasional transeúnte. ¡No!, no hay control, y peor, el lugar se asemeja a un sitio abandonado. El frío envuelve el lugar y la basura inunda sus pocas jardineras.

En diagonal al mercado Lanza, atravesando la Av. Mariscal Santa Cruz, está la plaza Fabril. Un lugar que formó parte de un proyecto integral de mejoramiento de la Plaza Mayor de San Francisco, pero que en la actualidad se convirtió en otro mingitorio a cielo abierto, sin ningún control alguno; otro foco de infección para la Ciudad Maravilla y un sitio de poca utilidad para el ciudadano, debido a su diseño.

El Túnel Potosí es otro de los lugares que le hacen un flaco favor a la ciudad, tomando en cuenta que cientos de personas, entre ellos turistas nacionales e internacionales, recurren a él para conectar una calle con otra. La falta de limpieza es evidente. Sus grandes ventanales lucen opacos ante el polvo y otros materiales que se le impregnaron, despedidos por los miles de vehículos que transitan por ese lugar a diario. Su acceso por el lado de la Pérez Velasco es otro mingitorio, sobre todo en horas de la noche.

Por último, el —a mi entender— olvidado Túnel de la San Francisco. Se trata de un acceso vehicular que se ha convertido en un mingitorio público no solo durante las noches, sino también en el día; amén de servir de estacionamiento para vehículos particulares y de servicio público los fines de semana. Es cotidiano observar cómo, amparados por la oscuridad que el sitio ofrece en el día, varias personas, en su mayoría varones, utilizan ese sitio como baño sin arrepentimiento alguno y sin protestas.

Pero así como existen lugares que observar, también existen sitios preciosos que destacar. Ojalá apuntemos a convertir a la ciudad, que de Julio se engalana, en la primera del país, y que sirva de referencia turística en el mundo entero. En sus 207 años, ¡felicidades La Paz!

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia