Columnistas

Nubarrones lejanos

A mediano y largo plazo, se acentuarán las señales negativas de la economía internacional

La Razón / Ciudad futura - Horst Grebe López

00:00 / 07 de julio de 2013

A comienzos del segundo semestre del año conviene dar un vistazo a las perspectivas económicas de los próximos meses. En primer lugar, es preciso señalar que las condiciones de la economía internacional no muestran señal alguna de que ya se hubieran superado las secuelas de la crisis global de 2009. Aunque los indicadores generales no permiten calificar la situación global imperante como recesión, tampoco se puede afirmar que las principales economías industrializadas ya consolidaron su recuperación. Muy por el contrario.

Frente al anuncio de las autoridades monetarias de EEUU de que hacia fines de año concluirá el respaldo proporcionado a la recuperación económica de ese país, mediante el suministro de abundante liquidez a los bancos a tasas de interés muy bajas, varios observadores consideran que la medida resulta prematura, en vista de que no se observan cambios significativos en los mercados laborales; aunque el desempleo no parece estar aumentando, la creación de nuevos empleos resulta claramente insuficiente.

Las condiciones de la zona del euro se mantienen deprimidas, sin perspectivas de un cambio a corto plazo. El desempleo en estos países, en particular el que afecta a los estratos juveniles, ha alcanzado niveles alarmantes, y no caerá en un futuro cercano. Existe incluso el temor de que la economía alemana pudiera verse afectada por la reducción de la demanda de sus exportaciones, que tienen a los otros países de la Unión Europea y a la China como sus principales mercados. El dinamismo que mostró la China durante las décadas pasadas ha cedido paso en lo que corre del año a un crecimiento más pausado, lo que se traduce en una tasa menor de expansión de sus importaciones. A pesar de eso, la economía china seguirá funcionando como el principal motor de la economía mundial, aunque a un ritmo menor.

Como consecuencia de todo esto, a lo largo del semestre pasado se han puesto de manifiesto tendencias diferenciadas en las cotizaciones de los productos básicos. Los precios de los metales preciosos (oro y plata) se han reducido notablemente; de igual manera, han caído de manera significativa los precios del estaño y del zinc, y aunque los precios de los productos agrícolas muestran todavía una cierta estabilidad en los meses pasados, se evidencia una leve tendencia hacia la baja. En contraste con todo eso, los precios del petróleo registran tendencias alcistas, lo cual compensa, en el caso de Bolivia, la caída ocurrida en los ingresos de divisas por  los otros rubros de exportación, incluyendo las remesas.

En cuanto a las vertientes internas de crecimiento y empleo, las actividades de la construcción mantienen tasas anuales de crecimiento por encima del 8%. En ese contexto, las inversiones públicas de los próximos 12 meses podrían compensar los signos de saturación que se perciben en algunos segmentos de la construcción de vivienda residencial.

Es poco lo que se puede esperar de las inversiones extranjeras directas en las actuales condiciones institucionales; resulta en todo caso improbable que el contrato de asociación suscrito entre Comibol y la empresa suiza Glencore sea seguido por acuerdos equivalentes con otras empresas mineras de talla mundial. La inversión privada nacional, por su parte, sigue concentrada en el rubro del comercio y en actividades de la micro y pequeña empresa.

Como corolario de todo lo expuesto, se puede afirmar que, en el horizonte de corto plazo, las señales de reversión de los parámetros de la economía nacional son todavía débiles. Tiene que preocupar en cambio la perspectiva a mediano y largo plazo, puesto que se acentuarán las señales negativas y no se están creando los fundamentos de un nuevo modelo de crecimiento, apoyado en una diversificación de la matriz productiva.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia