Columnistas

Nuevamente gas por mar

Si Chile utiliza nuestro gas, estaría muy llano para buscar una solución a nuestro enclaustramiento

La Razón / Ramiro Prudencio Lizón

00:05 / 28 de marzo de 2012

Nuevamente ha salido a la palestra pública la posibilidad de vender gas a Chile. Fue el jefe de la  bancada de senadores del MAS quien propuso reconsiderar la decisión de no tratar el tema con ese país, alegando que pronto Brasil dejará de interesarse por dicho elemento energético nacional, por tener abundantes reservas en su propio territorio.

Las declaraciones del mencionado político han provocado diversas reacciones en el ámbito nacional. Algunas de ellas consideran que sería factible esa venta,  pero otras señalan que ello iría contra un referendo que se llevó a cabo durante el gobierno de Carlos Mesa, y por lo tanto, sería conveniente convocar a uno nuevo.

Cabe recordar que durante todo este siglo XXI, los gobiernos chilenos que se sucedieron se preocuparon grandemente en la adquisición del gas boliviano. Llegaron a aceptar conceder al país una zona franca de 600 hectáreas con gran autonomía, denominada Zona Económica Especial, en el puerto de Patillos, a 100 km de Iquique, donde se instalaría un complejo proceso de licuefacción de gas destinado a su exportación a EEUU y a México.

Posteriormente, el presidente Lagos fue a Santa Cruz, donde manifestó al presidente Mesa su intención de ceder a Bolivia un corredor al norte de Arica. Pero, lamentablemente, pronto provino una desinteligencia entre dichos mandatarios en la Cumbre de las Américas realizada en Monterrey; y fruto de este desencuentro fue la aprobación del referendo arriba mencionado, y su absurdo corolario, la enunciación de una política demagógica denominada la “molécula de gas”.  Ella consistía en que Bolivia no sólo no suministraría gas a Chile, sino que no permitiría que países que se abasteciesen de su gas, como Argentina, pudieran hacerlo a esa nación.

Pese a tan serios contratiempos, el deseo de gas boliviano era tan grande en Chile que apenas Evo Morales asumió el poder para que el presidente Lagos viniese a Bolivia para tratar el asunto. Aquí, en La Paz, le informó sobre su disposición de ceder el corredor y, además, de adquirir nuestro gas a un precio doble del que pagaba el Brasil.  Luego, el presidente Morales viajó a Santiago donde unas 10 mil personas clamaron: “mar para Bolivia”. Y el gobierno de la presidenta Bachelet manifestó públicamente que muy pronto se iniciarían las conversaciones para dar a Bolivia una salida propia y soberana al mar.

Pero poco después, absurdamente, el Gobierno nacional volvió a suscribir un acuerdo de provisión de gas a Argentina con la cláusula de la “molécula de gas”.  Esto provocó en el pueblo chileno una gran aversión por nuestro país, al extremo de que el 80% de su población manifestó que rechazaba una eventual cesión territorial a Bolivia. Desde ese momento, el gobierno de la señora Bachelet reculó en lo referente a nuestro problema marítimo, y mencionó que sólo concedería una zona sin soberanía.

El gas ha sido, pues, el elemento fundamental de nuestras relaciones bilaterales en este nuevo siglo. Pero mientras Chile se esmeraba en obtener nuestro gas, Bolivia se encaprichaba en no venderle.  Ahora se está analizando nuevamente su comercialización a ese país. Pero se cree que el referendo de 2004 podría ser un impedimento para este negocio.

Pero el propio expresidente Carlos Mesa ha aclarado últimamente que el referendo realizado durante su gobierno no tenía la intención de exigir a Chile que nos cediese mar a cambio del gas, porque eso sería interpretado como un chantaje. Éste sólo determinaba que el gas sería un elemento negociador para alcanzar la anhelada salida al mar, y por tanto sería una insensatez efectuar otro referendo.

En consecuencia, en vez de esmerarse en llevar el caso marítimo a tribunales internacionales, lo que demorará mucho su solución, el Gobierno nacional debería buscar nuevas negociaciones bilaterales en base al ofrecimiento de gas a Chile; porque debemos tener presente que si este país utiliza nuestro gas, estaría muy llano para buscar un arreglo satisfactorio a nuestro magno problema.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia