Columnistas

Nuevo aeropuerto para La Paz

El aeropuerto de La Paz no cumple con las características que requiere una sede de gobierno

La Razón / Patricia Vargas

01:44 / 22 de agosto de 2013

La oferta de construir en un futuro mediato un nuevo aeropuerto para la ciudad de La Paz parece acertada, ya que, aun habiendo sido remodelado, el actual no cumple con las características y necesidades que requiere la sede de gobierno de un país. Ese espacio aéreo es uno de los equipamientos urbanos más importantes de toda ciudad o metrópoli, no sólo porque los aviones son el transporte más rápido para trasladarse a otras urbes, naciones y continentes, sino por su importante dimensión. Terminal, hangares, pistas, calles auxiliares, plataformas de estacionamientos y demás conforman esa instalación, todas necesarias para su buen funcionamiento.

El aeropuerto, conceptualmente, es el lugar de tránsito permanente de pasajeros, lo que lo convierte en el espacio público menos relacional de una ciudad, y la identidad que lo funda es el lugar. Su singularidad de “único” radica en su confluencia anónima, porque allí los pasajeros se encuentran por primera vez y, en la mayoría de los casos, se ven sólo por una vez. Los hechos que suceden en una terminal se desarrollan en los tiempos de espera (conexiones de vuelos), que pueden duran varias horas o sólo algunos minutos. Empero, su fuerza y valor radica en la eficiencia de su funcionalidad.

¿Y por qué uno nuevo? El actual aeropuerto de La Paz, si bien ha sido de gran utilidad para el país, a la fecha parece haber cumplido con su función de servicio. La vitalidad que tuvo, cuando varias líneas aterrizaban en su pista, ha desaparecido, lo cual debiera llevar a la reflexión. Un primer motivo para construir uno nuevo es que el actual está ubicado prácticamente al centro de la ciudad de El Alto, lo que demuestra que ha perdido el primer requisito básico de todo aeropuerto: estar alejado de toda urbe, por la seguridad de la ciudadanía.

Otra razón son las vías de conexión con el aeropuerto. Éstas, en los últimos años, han dejado de ser funcionales para ese efecto, ya que el crecimiento acelerado de El Alto ha traído consigo atolladeros vehiculares que retrasan a cualquier pasajero. En el caso de las subidas, por ejemplo de la zona Sur, si bien el camino es despejado, se complica al ingresar al laberinto de calles de El Alto, pues éste no sólo es conflictivo, sino también arbitrario por la falta de señalización apropiada.

El tercero se refiere a la situación externa del aeropuerto. Se sabe que La Paz es una ciudad fría por excelencia. Salir (en algunos casos) del interior de los aviones con aire atemperado al frío gélido de la noche, para ingresar caminando a la terminal, es un impacto desagradable y hasta desconsiderado. Si bien para ese efecto fueron adaptadas las mangas, la terminal aérea fue pensada para momentos anteriores. Asimismo, la falta o poca iluminación existente en el área externa de los vuelos internacionales nocturnos es un hecho lamentable.

El aeropuerto actual de La Paz se ha convertido en un espacio demasiado pequeño frente a las necesidades complejas y dinámicas de la vida actual. Y más aún, con las nuevas dimensiones que le permitan cumplir sus infinitas actividades, las más relacionadas con el tema de la aviación. Por ello, el construir un nuevo aeropuerto en un terreno apropiado y un lugar amable no es un lujo, sino una necesidad, que debiera convertirse en la realidad de un presente que se proyecta al futuro.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia