Columnistas

OEA y política interna

El problema marítimo ha sido utilizado políticamente en el país por moros y cristianos

La Razón / Reymi Ferreira

00:17 / 22 de junio de 2012

Continúan las resonancias de la Conferencia de la OEA en nuestro país, y llama la atención el hecho que quienes festejan con regocijo la imposibilidad de un pronunciamiento favorable a la causa marítima boliviana del foro americano no sean precisamente voceros del Gobierno chileno, sino los representantes de la oposición.

Es posible que hayan existido errores de parte de los diplomáticos bolivianos, pero tampoco se puede negar el hábil accionar de la Cancillería chilena cuando se trata de defender sus intereses; se debe reconocer también que el conflicto marítimo nunca ha tenido una estrategia nacional apoyada por todos los sectores del país. Desde antes de 1879 el tema marítimo fue cruzado por una serie de intereses creados, en las que desde el propio país surgieron quintacolumnas que afectaron las acciones y las posiciones bolivianas. Las oligarquías mineras conspiraron para que Bolivia saliera de la guerra y posteriormente presionaron para un tratado firmado a la ligera, a fin de seguir exportando mineral por los puertos del Pacífico, tomados en ese entonces por el ejército chileno. Después de la firma del Tratado de 1904, resultó muy difícil romper aquel acuerdo, fruto del pragmatismo liberal que prefirió la viabilidad de los intereses mineros que el interés del país. Con el tiempo, el problema marítimo ha sido utilizado políticamente por moros y cristianos, pero siempre se impusieron los intereses secundarios por sobre el interés nacional. Han existido casos extremos, como en noviembre de 1979, oportunidad en la cual se realizó la Conferencia de la OEA en la ciudad de La Paz, obteniéndose en dicho encuentro una importante resolución hemisférica, apoyando a Bolivia en su reivindicación marítima. En la madrugada del 1 de noviembre, apenas tres horas después de concluida la conferencia, las FFAA y algunos partidos políticos dieron un golpe de Estado que encumbró en el poder por pocos días al coronel Alberto Natusch. Todo el esfuerzo realizado por el gobierno de esa época se vio truncado por la ambición política de grupos conservadores.

Hoy, la historia se repite, las voces permanentes de la oposición asediaron a los delegados de la OEA con sus temas, relegando a un segundo plano el tema marítimo, que por lo menos en esa instancia debería ser un factor de unidad, y no lo fue. Luego de fracasada la propuesta boliviana, hoy se solazan con los resultados, y ante los ojos del mundo, no es la injusticia de un país agresor que retiene injustamente territorios bolivianos la condenada, sino, según las voces opositoras, la incapacidad de un gobierno que, aunque haga esfuerzos por captar apoyo en los países amigos, no encuentra ninguno en las esferas mezquinas de la oposición, a la que todo evento le sirve para cuestionar al Gobierno en función a sus estrategias.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia