Columnistas

Octubre 12, doble importante

La mayoría de los latinoamericanos ya no somos ni indígenas ni europeos, somos una cultura mestiza

La Razón (Edición Impresa) / José Rafael Vilar

00:00 / 30 de septiembre de 2014

Este año, el 12 de octubre llega con dos significantes: elecciones generales en Bolivia y el recuerdo (conmemoración en muchos lugares) de un día que inició un cambio fundamental de la historia para llegar a lo que somos ahora.

Pocos días median hasta las elecciones bolivianas y es incuestionable que el actual presidente, Evo Morales Ayma (del Movimiento Al Socialismo, MAS), va a ser reelegido. La apuesta original opositora de lograr una candidatura de unidad fue desgastándose y hoy, cuando se menciona renuncias de candidatos presidenciales con menos opciones y cohesiones consecuentes dentro de esa oposición, son opciones más fracasadas e improbables que al inicio de las campañas, centrándose la expectativa en el segundo escalón: los asambleístas, mediante el voto cruzado para reducir la mayoría absoluta parlamentaria oficialista, pero escasean en todos los partidos (oficialista y opositores) los carismas y liderazgos (a la vez que abundan reciclajes y trasiegos) y, por ende, los atractivos para que el electorado decida su voto.

Este periodo de campañas ha enfrentado liderazgos opositores devenidos en candidatos presidenciales débiles frente a Morales (al margen de la mediatización) y en el que han pasado desapercibidos o disminuidos temas fundamentales: vías de desarrollo (las metas de la Agenda del Bicentenario soslayadas y las alternativas inexistentes), narcotráfico y narcoeconomía, escenarios Bolivia-Chile post-La Haya, inversión (extranjera y propia) y seguridad jurídica, frontera agrícola y seguridad alimentaria. Los debates más relevantes fueron sobre machismo y violencia contra la mujer, lamentablemente por causas incidentales, aunque ha sido muy trascendente que se discutiera.

Quizás lo más positivo de estas elecciones (más que en las de 2016, regionales y locales) es que, sin duda, sacará definitivamente de futuras contiendas a varios (muchos) candidatos y desnudará la necesidad de nuevos liderazgos alternativos. El ejemplo de Venezuela, tras muchos años para generar esos liderazgos,  es una buena medida de comparación.

El otro 12 de octubre, en 1492, los navíos del Almirante de la Mar Océana arribaron a la isla Guanahaní en Las Bahamas, iniciando un largo proceso (“Descubrimiento”, “Mutuo reconocimiento”, de la raza o de resistencia indígena: muchas etiquetas y conmemoraciones) cruel, despiadado y explotador muchísimas veces por los recién llegados, pero que también en hartos casos sustituyó otras cruentas dominaciones (porque la mayoría de los pueblos precolombinos lo fueron antes) y que, a gusto o disgusto, nos hizo los latinoamericanos de hoy.

La idealización del pasado precolombino fue políticamente correcta para reforzar las nuevas identidades y revalorar la cultura mestiza surgida, pero conllevó inexactitudes. Al final, la inmensa mayoría de los latinoamericanos ya no somos ni indígenas ni menos europeos, africanos o asiáticos: somos una cultura mestiza que continuamente se recrea. Para mí, es Día del respeto de nuestra diversidad.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia