Columnistas

Ocultando la platita

Hemos vivido 10 años de bonanza, ¿cómo justificar no hacer que ese dinero trabaje en Bolivia?

La Razón (Edición Impresa) / Jaime Iturri Salmón / La Paz

22:36 / 12 de mayo de 2016

La estoy viendo como si fuera ayer, bajita, con los ojos más profundos que he conocido en mi vida, mirada que se tornaba pícara cuando sostenía frases como: “Dos cosas no se pueden ocultar, mi hijito, el amor y el dinero”. Y esta otra: “Ay señor Colón, tu sabiduría en esta ocasión no alcanzaría ni para comprar un huevo”. Señal de asombro de los tiempos que vivía mi abuela Roxana.

Cuánto se hubiera sorprendido del presente. Sobre todo al comprobar que de a de veras el dinero ni el amor se pueden ocultar. En el segundo caso, porque las cámaras fotográficas y de video de los celulares registran con pasmosa velocidad los andares furtivos de los amantes; y el primero, porque no falta alguien de buena voluntad o de conciencia que termina transparentando los papeles aparentemente secretos. Pasó con la filtración de miles de documentos del Departamento de Estado de Estados Unidos, donde aparecían hasta cartas del exembajador norteamericano en Bolivia, en las que contaba los aprestos golpistas de los mediolunáticos.

Y pasa ahora con los Panama Papers, la revelación de que decenas de bolivianos que acumularon sus fortunas en Bolivia llevaron la platita afuera y la escondieron en paraísos fiscales. El lugar de las cuentas no es poco, porque quien pone la plata en estos espacios, o no quiere tributar o no quiere declarar de dónde sacó el dinero.

¿Es legal? Bueno, si uno ha ganado esos billetines de manera honrada y pagado sus impuestos, no habría problemas con la ley. Pero, entonces, ¿por qué no los ponen en un banco de Europa o de Estados Unidos? Y más allá de la legalidad está el aspecto ético: ¿qué tipo de empresarios tenemos que en vez de invertir su dinero en crear más fuentes de trabajo prefieren llevárselo allende los mares? Pues se trata de un empresariado antinacional, antipatriótico. Bolivia les dio todo, y ellos, en vez de fortalecerla, tienen una acumulación originaria para poder disfrutar en Miami de la plata y no trabajarla en el país.

Hemos vivido 10 años de gran apertura y bonanza. ¿Cómo justificar no hacer que ese dinero trabaje en Bolivia? Hace bien el Gobierno en investigar a los nombres aparecidos en los Panama Papers, finalmente, como ya se dijo hace más de 2.000 años, quien nada tiene, nada teme.

Y al empresariado boliviano, un pedido, casi una súplica, crean en Bolivia, aunque sea nomás porque tarde o temprano alguien entrará a  archivos similares a los de Panamá, y siempre habrá un medio de comunicación que los haga conocer. A veces sentir miedo es necesario.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia