Columnistas

Oficiosa invitación

En todo caso, TVN debería ser la estación televisiva requerida para tal réplica

La Razón (Edición Impresa) / Rubén D. Atahuichi López

02:11 / 06 de octubre de 2015

Cuando el país se regodeaba por la defensa magistral de Carlos Mesa sobre la causa marítima en el mismísimo set de la televisión estatal chilena, ante el público de aquel país y en medio de la “resaca” nacional sobre el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), algo inesperado ocurrió: la ministra de Comunicación, Marianela Paco, invitó al canciller trasandino, Heraldo Muñoz, y al agente Felipe Bulnes a una entrevista en Bolivia Tv.

Muchos no entendimos la pertinencia y oportunidad del convite en una situación en la que el país se encontraba en la cumbre de la incidencia mundial y nacional de sus derechos sobre el acceso soberano al mar. La invitación fue pública, con anuncio de carta formal incluido, y a manera de “réplica” a favor de los representantes chilenos.

Paco dijo: Hubo legisladores chilenos que “han buscado desde su propia aflicción (...) una especie de réplica desde nuestro país”. ¿Réplica? ¿Por qué si la entrevista a Mesa en Televisión Nacional de Chile (TVN) fue iniciativa del canal estatal de aquel país? En todo caso, TVN debería ser la estación televisiva requerida para tal réplica.

Cierto, poco después de terminada la entrevista a Mesa, políticos y legisladores chilenos protestaron contra la dirección de TVN, al punto que la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado pidió explicación y hasta advirtió con exigir cuentas a la televisora estatal sobre los gastos que implicó la llegada, el retorno y el hotel del vocero boliviano (éste aclaró que si bien dispusieron de esos gastos a su favor, su viaje fue con dinero boliviano).

Es más, se quejaron de que la televisión boliviana nunca dio oportunidad a representantes chilenos a difundir su postura en Bolivia. Quizás no hubo una iniciativa en ese sentido, pero también se sabe que las fuentes oficiales en Chile no necesariamente fueron accesibles para el periodismo boliviano.

Nada importaba a Bolivia. Pero ser condescendientes, más allá de la pluralidad vital en el oficio, resultan oficioso e innecesario en las condiciones en que Bolivia se encuentra en la opinión internacional respecto del diferendo con Chile.

Hecho está. La ministra Paco volvió a hablar del asunto ayer y dijo que no existe una respuesta a la invitación de parte de Muñoz y Bulnes. Es más, ofreció un avión para eventualmente trasladar a La Paz a los funcionarios de La Moneda, aunque en Santiago ya surgieron voces en sentido de que la mentada entrevista se concrete en aquel país a través de una unidad móvil de Bolivia Tv. 

De la euforia por la destacable defensa de la causa boliviana en TVN por parte de Mesa, la agenda de los medios de información hizo un viraje obligado a la discusión sobre la invitación y hasta las especulaciones con relación a qué periodista debería ser el anfitrión, debate “irrelevante” para Paco. Si bien la ministra ofreció Bolivia Tv para ese propósito (¿no debería haber sido un ejecutivo de la televisora estatal? Claro que sí), los nombres de periodistas de medios de información privados comenzaron a aparecer dentro las posibilidades, en desmedro de quienes —por la lógica de dependencia de Bolivia Tv— trabajan como tales en la estación estatal.

Dicha apertura del Gobierno  hasta ha desnudado las limitaciones del periodismo nacional en el asunto, salvo excepciones radicadas en pocos medios de información. No imagino que, a manera de selección de fútbol, los especialistas ajenos al canal estatal hagan de entrevistador de Muñoz o Bulnes. Mientras tarde la respuesta desde Santiago o aparezca alguna coartada, es posible pensar que la oficiosa invitación pueda convertirse en algo estratégico para la difusión de la demanda boliviana.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia