Columnistas

Comicios mediáticos

Los medios de difusión continúan siendo un terreno de exclusiones durante los procesos electorales.

La Razón (Edición Impresa) / Lourdes Montero

00:43 / 01 de febrero de 2016

Los medios de comunicación son la plaza pública de antaño. Lo que ocurre/transcurre (o no) en ellos modela nuestro pensamiento e influye en nuestras acciones. Por ello, no debe extrañarnos que en periodos electorales esta “plaza pública” arda en conflicto y disputa, en busca de la legitimidad de habitar en ella.

En el pasado si querías hacerte oír o dejarte ver, recurrías al centro del pueblo, donde, en tu condición de ciudadano, deliberabas con otros. Así, la plaza pública era el lugar de encuentro de los ciudadanos “virtuosos e ilustrados que edifican el bien común”. En la modernidad esa plaza pública ha sufrido aceleradas transformaciones, transitando de la imprenta a la radio, de la radio a la televisión y últimamente a las redes sociales. Mirar estas arenas en disputa en periodos electorales es una forma privilegiada de comprender nuestra contemporaneidad.

 En este escrutinio nos ayudan Karina Herrera, Verónica Rocha y José Luis Exeni en su reciente investigación Comicios mediáticos II. Medios de difusión y redes sociales virtuales en las elecciones de 2014 en Bolivia. Este estudio complementa uno realizado en las elecciones de 2009 y nos permite discutir las tendencias mediáticas en torno a los procesos electorales. Ambos momentos investigativos son muy útiles para comprender las transformaciones de la visibilidad democrática. Podemos constatar que más que un desplazamiento de la “plaza pública” a consecuencia de las nuevas tecnologías, vivimos una ampliación del régimen de visibilidad de los hechos políticos. Si hasta hace poco tiempo los/as candidatos/as estaban desesperados por aparecer en televisión y vender su imagen —tanto así que se hablaba del nacimiento del hombre ocular, moldeado por lo que ve— ahora una nueva obsesión ronda a los equipos de campaña: las redes sociales como campo de modelación de las ideas.

Más allá de constatar estos cambios, los investigadores nos invitan a reflexionar si esto ha significado el surgimiento de nuevas dinámicas de visibilidad pública, participación ciudadana y, por tanto, democratización del poder. Los hallazgos de la investigación son poco auspiciosos en ese campo. Pese al mejor desempeño de los medios por un mayor énfasis programático, cuidado en la difusión de propaganda, cobertura con mayor pluralismo, entre otros, persisten significativos déficit de equidad y de diversidad en la información periodística y en la agenda de opinión; y hay demasiada personalización y “farandulización” de la política. El estudio verifica que los medios terminan haciendo coro al decir más o menos lo mismo, originando la primacía de monólogos y la descalificación.

Así, los medios de difusión continúan siendo un terreno de exclusiones durante los procesos electorales: de fuentes (con amplio predominio de hombres adultos no indígenas), de enfoques (priorizando los juicios de valor), de temas (con tendencia a orientar sus reflectores al conflicto).

Otro tema interesante para el debate es que, según los autores, la agenda mediática tiene centralidad en el proceso electoral e incide en la agenda de debate público-político, pero no define las preferencias electorales de la ciudadanía; es decir, los medios importan, pero no son determinantes en los comicios. Así también, los sondeos de intención de voto constituyen un factor relevante de la disputa electoral, pero no hay evidencia de que influyan directamente en la intención de voto.

El estudio, en resumidas cuentas, coincide con John Thompson, quien defendía un “pluralismo regularizado”. Así, de lo que se trata es de potenciar un sistema de comunicación social que contenga una diversidad de medios como una condición necesaria de la diversidad de voces públicas que contribuyen a una comunidad democrática.

 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia