Columnistas

Demandas de padres de familia frustradas...

Al parecer, a las autoridades locales no les interesaba resolver el problema de los padres de familia.

La Razón (Edición Impresa) / Esteban Ticona

00:00 / 27 de febrero de 2016

El 17 de febrero, padres y madres de familia de El Alto organizaron una protesta en las puertas de la Alcaldía de esa urbe, en demanda de una mejor infraestructura para las unidades educativas donde estudian sus hijos/hijas. La movilización parecía pacífica, pero lamentablemente derivó en actos de vandalismo y la quema del edificio municipal. Ante la emergencia, la Policía y los Bomberos llegaron al lugar, pero el grupo de protestantes impidió su paso para sofocar el incendio. Los funcionarios trataron de salir por las ventanas pese a la intensa humareda, rompiendo vidrios en su desesperación. El resultado de todos estos sucesos es la muerte de seis personas y al menos 26 heridos por asfixia.

El problema inicial de demanda de los padres de familia se ha convertido hoy en la búsqueda de identificación de los culpables de este trágico suceso, mediante las imágenes grabadas, luego las detenciones y encarcelamientos. La solicitud principal de los padres de familia de contar con una infraestructura adecuada en las escuelas públicas de El Alto ha pasado a un segundo plano. Incluso la forma cómo están manejando las autoridades municipales el problema es meramente política, y ya se busca culpables a todos los padres de familia, a las organizaciones sociales e incluso a exdirigentes de las organizaciones de El Alto, haciéndoles aparecer como los más violentos, intolerantes y desestabilizadores del Gobierno Municipal. ¿Aquí no hay un espíritu de dictadura neoliberal de parte de la municipalidad?

En el fondo, se pretende ocultar con la quema y las muertes el problema de las grandes carencias de las escuelas públicas, que sabemos que viene de tiempo atrás y no se ha resuelto hasta el momento, pese a las grandes promesas de la actual Alcaldesa de El Alto. Otro tema sobre el que no se dice nada es la seguridad de los edificios de las instituciones públicas, y esto es extensible a todo el país. ¿Qué garantía tenemos los ciudadanos si existe alguna emergencia (incendios, inundaciones u otros imprevistos) para la evacuación cuando estamos en los edificios públicos? ¿Cuál es el grado de culpabilidad de las autoridades que omiten estos requisitos en inmuebles públicos y privados? ¿No es posible juzgar a la actual Alcaldesa alteña por omitir este gran detalle de seguridad del principal edificio municipal? ¿La no atención a las demandas de los padres de familia no es el principal origen de los sucesos trágicos? Entonces, ¿quién es el principal responsable de estos sucesos? Recordemos que el primer día del presente año hubo otro gran incendio en la Huyustus, un mercado popular en la ciudad de La Paz, con pérdidas materiales enormes, y hasta ahora no ha mejorado en nada la seguridad. Al parecer, a las autoridades de la Alcaldía de El Alto no les interesaba resolver el conflicto de los padres de familia, porque la Alcaldesa había viajado a la ciudad de Santa Cruz para ser parte del cierre de campaña por el No, y recién arribó a El Alto minutos antes del conflicto. Entonces, ¿qué es lo más importante para ella, hacer política en el interior del país?, y los problemas internos, ¿no tienen importancia? Posiblemente esta actitud explique por qué hoy la autoridad edil está más preocupada en hacer perseguir a los supuestos vándalos que en atender las demandas de las unidades educativas carentes de necesidades básicas.

Altu patanxa, una Alcaldía uta pichkatapxi. Mama alkaltisa wali tuqisa. Jupakixaya jachchixa, uka jachapiwipaxa pata chuymakiwa, jupax muniwa munañapampi apnaqaña. Ukawa jani walikitixa ¿Janicha ukhama?

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia