Columnistas

CNN, la información que pudo ser difundida

La Ley de Imprenta de 1925 dice que ‘no hay delito de imprenta sin publicación’.

La Razón (Edición Impresa) / Rubén Atahuichi

07:03 / 12 de julio de 2016

Una ola de opiniones contrapuestas generó la entrevista que la cadena internacional CNN tuvo con el niño que, al presunto influjo de la “tía espiritual” Pilar Guzmán, hizo de supuesto hijo del presidente Evo Morales y Gabriela Zapata.

El 3 de marzo, en una conversación con un periodista de La Razón, la mujer aludió a ese medio de comunicación en sentido de que tiene documentos y una grabación sobre la existencia del menor, que iban a ser develados cuando ella lo disponga.

Dos meses después, el 5 de mayo, el niño, de iniciales C. B. V. C., conversó con el periodista de CNN Fernando del Rincón, que entonces estaba acompañado de su colega Alexis. De acuerdo con un informe del Ministerio Público, la entrevista duró 15 minutos, a la que el pequeño se presentó con un antifaz de Zorro y con un acompañante misteriosamente encapuchado (presumo que era uno de los hijos de Guzmán, a juzgar por las declaraciones de los testigos).

De los 15 minutos de entrevista no se supo nada. El menor había memorizado tres elementos básicos que su madre, I. C. V., le había enseñado: que su nombre es Ernesto Fidel Morales Zapata, que su padre es el presidente Morales y que estudia en casa, no en un colegio.

En su defensa ante las acusaciones del Gobierno y las insinuaciones del Ministerio Público, el periodista consideró “que no había elementos suficientes” para sustentar si el niño con el que habló era o no el del caso. Por eso decidimos “no transmitir los elementos” de la entrevista, dijo.

Esa situación ha generado una serie de comentarios en los medios de información y en las redes sociales, especialmente entre periodistas.

Unos, en sentido de que, al no haber sido publicada la información, no hay delito, y otros, de que Del Rincón ocultó datos del caso.

A ver, algunas consideraciones al respecto, a manera de provocación.

Lo cierto es que el periodista tuvo información privilegiada; no hubo medio de información boliviano alguno que haya sido “elegido” por Zapata para una “develación” de esa naturaleza ni alguien que haya tenido la oportunidad de encontrarse de frente con un niño tan buscado, más allá de si fue o no hijo de la pareja.

Del Rincón lo escuchó, pudo haber recogido de voz de C. B. V. C. elementos necesarios para el procesamiento de la información. Si bien arguyó que no tenía datos certeros sobre el caso que investigaba, la información que consiguió era susceptible de publicación debido al momento clave de los hechos.

Las dudas que CNN alegó ameritaban una investigación con el mismo empeño que se planteó al mandar una misión a Bolivia para la entrevista con C. B. V. C.

Si bien hay mecanismos técnicos para resguardar la identidad de las personas con relación a imágenes y audios, CNN optó por tampoco hacer uso de ellos. Llama la atención que el pequeño haya sido mostrado con un antifaz, por más justificación que haya habido para cuidarlo.

Sin embargo, fue decisión suya dejarlo ahí todo. Pero, como muchos medios y periodistas, la cadena no tuvo reparos en reproducir la primera versión de Carlos Valverde sobre la presunta existencia del hijo de Morales y Zapata, versión que luego fue corregida por el mismo productor.

La Ley de Imprenta de 1925 dice en su artículo 7 que “no hay delito de imprenta sin publicación”. Y no lo hay, salvo que quienes acusan al periodista y a CNN encuentren información fehaciente sobre su participación en la suplantación del niño.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia