Columnistas

‘El Katarismo’

El libro de Hurtado es una lectura del movimiento campesino a partir de las voces de sus protagonistas.

La Razón (Edición Impresa) / Farit Rojas Tudela

07:01 / 01 de agosto de 2016

El Centro de Investigaciones Sociales (CIS) y la Biblioteca del Bicentenario de Bolivia (BBB) reeditaron recientemente el libro El Katarismo, del sociólogo boliviano Javier Hurtado. La reedición del CIS y la BBB cuenta con un estudio introductorio de Esteban Ticona que no solo otorga información sobre el autor y sobre las circunstancias de redacción del texto (una tesis que Hurtado presentó para obtener el grado de doctor en Sociología Rural en la Universidad Libre de Berlín), sino que además sitúa el contexto y el impacto de la obra cuando fue publicada por primera vez en 1986 por Hisbol.

El libro de Hurtado es una lectura del movimiento campesino entre 1960 y 1983 a partir de las voces de sus protagonistas, especialmente las de Jenaro Flores y Raymundo Tambo, que guían en parte el desarrollo del texto. Como el mismo autor lo señala, el “katarismo fue producto de múltiples procesos sociales combinados: la revolución de 1952, la reforma agraria, la supervivencia de las comunidades originarias en la zona de Aroma y la reivindicación de la cultura e historia aymaras por parte de una élite intelectual aymara que impulsó la recuperación de su propia identidad” (página 71). Para Hurtado, el katarismo tuvo un objetivo concreto: luchar contra el pacto militar-campesino y sus dirigentes; por ello, su carácter era antidictatorial. En este sentido, en el epílogo del libro señala “la crisis del katarismo está marcada fundamentalmente por lo que vamos a llamar un cambio de contexto” (pág. 251), esto significa el fin de la dictadura, el acceso al poder de la UDP y la necesidad del katarismo de renovar su programa y su discurso. La nueva discursividad del katarismo post 1983, con la que finaliza Hurtado el libro, es la reivindicación de la identidad étnica y cultural, la participación campesina en organismos estatales y la cogestión de mineros y campesinos.

Es interesante señalar que en la narración de Hurtado el movimiento katarista reconstruye la figura del Túpac Katari, pero no solo como figura histórica, sino como símbolo político presente y con la potencialidad de irrumpir en la política contemporánea. Cabe destacar que en la primera edición de 1986 la tapa del libro de Hurtado mostraba la estatua de Katari en la plaza de Ayo Ayo, localidad emblemática para el líder indígena, rodeado por un conglomerado de gente atenta a la lectura de una proclama. Hurtado nos permite comprender, de esta manera, la presencia política indígena-campesina en los 90 y la irrupción de las movilizaciones a partir de 2000, pese a que el libro, por cuestiones obvias, no abarque estos años. Por ello, El Katarismo se constituye en una importante veta de estudio de uno de los movimientos políticos bolivianos más importantes de la segunda mitad del siglo XX.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia