Columnistas

Trump y el conocimiento rebasado

¿Significará la victoria de Trump una invitación a voltear hacia la subjetividad de las personas?

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Ernesto Ichuta Nina

07:00 / 14 de noviembre de 2016

La victoria de Donald Trump en las elecciones de Estados Unidos, más allá de haber resultado de un sistema electoral que no se basa en el voto simple, ha provocado consternación y una alarmante preocupación en el mundo. Por ejemplo México se ha visto afectado de modo directo por lo que sucede política y económicamente en Estados Unidos, al punto de que en solo un par de horas después de que se anunciara el triunfo republicano el peso mexicano registró una devaluación mayor a 10 puntos: asimismo la cobertura de la elección estadounidense en los medios mexicanos superó las ocho horas, como si se tratase de una elección local; lo que supera los límites del propio campo del análisis y del conocimiento político cultivado en el país del norte.

En efecto, si existe un contexto que aportó históricamente al conocimiento político incluso de manera desmedida, ese contexto es Estados Unidos. De hecho, en el afán de analizar de manera objetiva el comportamiento político del ciudadano, ocurrieron procesos reflexivos que derivaron en verdaderas revoluciones científicas, tales como el conductismo y la elección racional. De ahí que las universidades de Chicago, Michigan y Virginia se constituyeran en verdaderos laboratorios de análisis político, desde donde descollaron las escuelas del comportamiento electoral cuyos aportes aún no han sido superados.

Estados Unidos fue el escenario en el que se produjo la invención de la técnica de la encuesta y de la teoría de las muestras estadísticas, que desde los años 30 del pasado siglo vinieron a constituirse en verdaderos paradigmas científicos. Con esos insumos, los estudios experimentales y probabilísticos conocieron, además, su más grande desarrollo, permitiendo en paralelo el cultivo de otras áreas de conocimiento como el referido a las campañas políticas y el marketing electoral. El resultado de este hecho fue la constitución de toda una industria electoral que tiene como su principal referente a importantes firmas consultoras que funcionan como verdaderas máquinas de hacer votos.

Ello sin considerar la ingeniería institucional que dio sentido y legitimidad a la democracia electoral por excelencia en el mundo; modelo de democracia erigido precisamente sobre la base de un conocimiento racional fríamente programado y dependiente sobre todo de datos cuantitativos, merced a lo cual la ciencia política alcanzó un elevado nivel de sofisticación.

Sin embargo, extraña que todo ese bagaje y ese conocimiento parezcan rebasados por un fenómeno político como el de Donald Trump, cuya base de apoyo es atribuida a los “electores ocultos”, y que en esa forma típica de influencia del conocimiento cultivado en Norteamérica fue aplicado también a los casos del brexit y del referéndum por la paz en Colombia.

En esa especie de estupor provocado por la realidad reaparecieron incluso viejos postulados del comportamiento electoral asociados a la pertinencia de las variables sociológicas, como dando cuenta del regreso al sentido común, en un contexto en el cual incluso se llegó a desarrollar todo un pensamiento basado en el análisis prospectivo y retrospectivo del voto, y que basado en el cálculo de probabilidades avizoraba una victoria de la candidata demócrata.

En paralelo, las encuestas una vez más se “equivocaron”, y por efecto de su “desatino” las casas encuestadoras enfrentan un serio nivel de desconfianza que ya venía en aumento mundialmente. ¿Significará ese hecho una crisis de la ciencia positivista y una invitación a voltear hacia la subjetividad de las personas, aunque sea difícil renunciar a la número-dependencia? ¿O es que acaso el conocimiento vulgarizado aún no deja hablar a ese tipo de ciencia?

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia