Columnistas

Mientes

¡Ya cállense!, que solo les creen otras mañudas y mañudos como ustedes.

La Razón (Edición Impresa) / Julieta Paredes

09:33 / 19 de febrero de 2017

Quien no dijo una mentirita por miedo, por culpa, por cuidado de no dañar, por rabia, por travesura, por hacerse la interesante, por... etc, etc. Hoy, cuando se plantea desde el proceso de cambio revolucionario, el 21 día de la mentira, se está posicionando la denuncia y reflexión imprescindible para cuidar nuestro proceso esperanzador, lejos de la podredumbre de crear deliberadamente una relación destructiva, de muerte, de desesperanza y ruptura, con los hechos y la realidad, ese es el método de la mentira.

Ciertamente no estamos hablando de mentiritas o equivocaciones frutos de un error, que no tenía ninguna intención de dañar. Estamos hablando de un método y una metodología muy vieja del poder patriarcal, de ese poder colonial, racista, capitalista, neoliberal. Esos hombres y mujeres mentirosos, que mirándose al espejo todas las mañanas no puede soportar ver esa imagen mañuda, calculadora, deshonesta, traidora de la humanidad, no puede con esa su sonrisa cínica, de quien no reconoce siglos y siglos de violencia infame contra el pueblo, siglos de explotación, desprecio, violencia estructural sobre la humanidad y la naturaleza. Donde no solo fue y es el uso de los cuerpos para la esclavitud el tráfico sexual, la explotación laboral sino que ha usado la violencia de las guerras y las ocupaciones de los territorios, para convencernos de que nuestro hermano y hermana es el enemigo principal.

Goebels el nazi, Maquiavelo considerado el padre de la política moderna, ya instituyeron la mentira, la difamación, la manipulación de la opinión de los pueblos, como la mejor manera de dividir y confundir, ocultando sus propios delitos. Divide y reinarás.

El resultado del referéndum del año pasado fue eso, joder al indio como figura reivindicativa y ética de nuestras luchas, ensuciándolo con la difamación y la mentira; quieren convencerse de que no valemos la pena, que no somos éticos y revolucionarios, que no hay nada nuevo bajo el sol; quieren convencerse de que no hay otro camino que ser como ellos y ellas.

Pregunto: ¿Por locas y de nada reaccionamos en octubre de 2003 hasta sacar a patadas a los neoliberales del gobierno? ¿Eran angelitos y caballeros honestos que nunca mintieron, ni robaron, ni traficaron influencias? ¿No regalaron, acaso, nuestros recursos naturales e información a las transnacionales?

¿No ganaban jugosos sueldos cuando el pueblo sobrevivía con deudas? ¿Eran santitos aquellos contra los cuales nos levantamos, quemamos sus oficinas y los denunciamos por traidores?. Estos explotadores asesinos de nuestros pueblos y nuestras ilusiones son los mentirosos y mentirosas que hoy quieren aparecer como perseguidos y acosados políticos, dicen que son víctimas de nuestra violencia política. Ya cállense mentirosos, cállense, dejen de irradiar su mentira, corrupción, y falta de ética. No saben de amor por nuestros pueblos y sus luchas, envidiosos del proceso de cambio revolucionario y esperanzador de Bolivia. ¡Ya cállense!, que solo les creen otras mañudas y mañudos como ustedes.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia