Columnistas

Razón de patria

Al parecer todavía no tenemos una razón de patria. Espero, sinceramente, llegar a verla.

La Razón (Edición Impresa) / Marco Fernández

09:10 / 25 de junio de 2017

Nación es sentimiento de patria, cuando un individuo está ligado a otros a través de vínculos culturales, como la lengua, la religión, las costumbres o una historia en común.

Desde hace un tiempo me pregunto dónde se encuentra ese sentimiento de pertenencia en el país. Mi primera conclusión fue que ocurrió desde 1809 hasta 1825, con la ansiada independencia de Bolivia, pero recuerdo que su creación fue forzada por los doctores “doble cara”, casi sin ninguna participación de quienes en verdad lucharon en los campos de batalla.

En el principio se peleó por una patria grande, anhelo que se disipó por pequeños Estados que nacieron desordenados y que pelearon un siglo entre ellos, entre los que se consideran hermanos.

Mi siguiente conclusión —aún miope no solo por mi defecto visual, sino también por la falta de mayor conocimiento histórico, político y sociológico— es que la siguiente aproximación a la nación boliviana ocurrió con la Guerra del Pacífico, aunque quedaba claro que mientras el “roto” chileno luchaba por su patria, varios bolivianos lo hacía por órdenes del patrón.

La Guerra del Chaco fue la etapa en la que los bolivianos tuvimos la necesidad de conocernos, cuando cambas, chapacos, cochalas y collas se vieron las caras por primera vez, en tanto se desarrollaba el enfrentamiento fratricida con Paraguay. El germen para que surgiera una aparente nación boliviana, que se consolidó con la revolución de abril de 1952, se resquebrajó con el régimen militar y terminó sin gloria cuando Víctor Paz Estenssoro, líder de aquel nacionalismo, inició la etapa neoliberal.

Cosas de la vida, un atisbo de nación llegó cuando la selección nacional de fútbol se clasificó al Mundial de Estados Unidos de 1994, cuando en apariencia no había distinciones de equipo, origen, ni religión. Pero cuando el campeonato terminó, volvimos a no desconocernos.

El aburrimiento con el sistema neoliberal trajo consigo octubre de 2003, cuando el pueblo alteño se levantó contra el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, lo que al final convergió en la asunción de Evo Morales en 2006. Creo que la etapa vital de este régimen sucedió en 2009, año en que se presentaron enfrentamientos entre regiones, cuando peleamos porque no nos conocíamos.

Lo que parecía el encuentro de una nación aún me mantiene en ascuas, ya que con una corrupción en todos los niveles del Estado, el rencor entre autoridades y dirigentes, la anomia en una sociedad que prefiere festejar su aniversario cívico y que prácticamente olvida el 6 de agosto, me hace entender que todavía no tenemos una razón de patria. Y espero, sinceramente, llegar a verla.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia