Columnistas

Niñez y delitos digitales

La Razón (Edición Impresa) / Eliana Quiroz

06:54 / 21 de agosto de 2017

Me ha llamado la atención que en los últimos tres meses cinco amigas me hayan contactado para preguntarme qué hacer en casos de seguridad digital de sus hijos e hijas. Nunca antes sentí esa frecuencia. Está a quien le han creado un perfil falso en redes sociales, no se sabe con qué intenciones. Podría ser un afán de crear perfiles creíbles pero falsos para luego venderlos para engrosar campañas o para usarlos en actividades de pornografía infantil o trata de personas. Está otro caso de un mensaje de teléfono local amenazando con raptar a la hija o al hijo. Y también está el caso de niños muy asustados porque han comenzado a chatear con alguien que muestra tener información personal de sus familiares, amigos y de ellos mismos, y los amenaza. Todos estos casos, además de los que vemos de manera ya habitual en los medios masivos, son muestras de que Bolivia ha ingresado en ciertos circuitos de delincuencia informática o delitos que usan internet como plataforma.

Quiero comentar uno de los mecanismos más usuales que utilizan los grupos de delincuencia informática. Una de las tareas básicas es infectar la computadora, el celular o cualquier otro dispositivo que se conecte a internet con varios objetivos: apoderarse de los datos (fotos, audios, ubicación vía GPS, mensajes de texto, números de teléfonos de nuestros contactos, videos, passwords, etc.) que están grabados en la memoria de los equipos; tener acceso a las cámaras y micrófonos para grabar situaciones personales; o como vimos recientemente con el ransomware, encriptar todos los archivos que están en la memoria de los dispositivos para luego pedir un rescate en dinero por ellos.

En los tres casos de menores frente a actos de delincuencia informática que cité arriba parece haber un interés primordial en apoderarse de datos o suceden porque ya se apoderaron de ellos.

El perfil falso es un resultado de datos (dirección, fotos, amigos) disponibles de manera pública o privada en internet, especialmente en las redes sociales; el mensaje amenazador es producto de un envío masivo de estos mensajes a un directorio de menores de edad para ver quién cae. ¿De dónde consiguieron los números de teléfono? ¡Correcto! Infectaron uno o más celulares y accedieron a los contactos. Y en el caso de los menores chateando asustados por los datos de gente cercana que tienen los delincuentes, lo más probable es que se hayan infectado cediendo todos sus datos.

¿Qué hacer frente a estos casos? Algunas de las varias sugerencias: no asustarse, desinfectar los dispositivos, usar software libre, no hacer clic en ningún enlace extraño, comentar estas recomendaciones con amigos y parientes. Y ante todo, alfabetizarse, aprender algo más de cómo funciona internet y los mecanismos de las mafias delincuenciales.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia