Columnistas

Marx 200

La Razón (Edición Impresa) / Farit Rojas

06:43 / 21 de mayo de 2018

En conmemoración a los 200 años del nacimiento de Marx, se han desarrollado y se vienen desarrollando una serie de eventos, seminarios, presentaciones de libros y otros a nivel mundial. En Bolivia, la Vicepresidencia del Estado presentó el libro Comunidad, Nacionalismos y Capital, que reúne tres textos de Karl Marx, correspondientes a tres etapas diferentes de su obra. El libro tuvo una venta nunca antes vista, agotó los 1.000 ejemplares en los dos primeros días. Las razones de este éxito pueden encontrarse en que uno de estos textos, el manuscrito 1861-1863, es uno de los llamados borradores de El Capital, en el cual se encuentran los bosquejos de la noción de subsunción y las puertas para la comprensión de la llamada explotación capitalista. A riesgo de simplificar esta categoría, vamos a intentar una caracterización en los menos de 3.000 caracteres que tiene esta columna. Agradezco a Darío Sztajnszrajber, de quien tomo esta idea.

Explotación es extracción de plusvalía; es decir, retrata la situación en la que un obrero trabaja a cambio de un salario que solo cubre un porcentaje muy bajo del valor de lo que produce. Cuando un capitalista contrata a un obrero, no paga la totalidad del valor de su trabajo, sino no lo contrataría: necesita quedarse con una ganancia, necesita una parte del trabajo del obrero que no piensa pagar. El obrero está trabajando de más para que el capitalista se lleve su ganancia.

Imagina que trabajas ocho horas para producir 10 pares de calcetines, y que esos calcetines se venden luego en el mercado por un determinado valor. Lo que a ti te va a llegar de esa transacción es una muy pequeña parte; pese a que el valor de esos calcetines surge del trabajo puestos en ellos. Eso es explotación: que otro se quede con el fruto de tu trabajo. Y más allá de cuánto sea esa ganancia, que suele ser mucha, lo que está mal es en sí el sistema que lo permite, al cual Marx denominó sistema capitalista. ¿Por qué alguien se tiene que llevar, sin hacer nada o casi nada, el valor de mi trabajo? Y es más, ¿comprarle a alguien su fuerza trabajo no es en sí mismo algo injusto, ya que lo vende porque no le queda otra salida?

Por ello, en el capitalismo no se sabe si los trabajadores son seres libres o esclavos; si son autónomos o dependientes. La contradicción del capitalismo moderno se encuentra en que extiende a todos los seres humanos los mismos derechos de libertad y ciudadanía, pero opaca una variable fundamental: el obrero no puede ejercer su libertad. No puede negociar sin determinaciones sus condiciones de trabajo. Entonces, como señala Marx, todo lo sólido se desvanece en el aire, todo lo sagrado es profanado, y los hombres al fin se ven forzados a considerar serenamente sus condiciones de existencia y sus relaciones recíprocas. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia