Columnistas

Rebeldía de pañuelos verdes

Los datos revelados en torno al aborto como problema de salud pública son espeluznantes.

La Razón Digital / Lourdes Montero

06:47 / 18 de junio de 2018

La semana pasada muchas estuvimos pegadas al internet siguiendo una de las discusiones parlamentarias históricas en el tema de los derechos de las mujeres de América Latina. Tras una extensa lucha de los movimientos feministas en Argentina, la Cámara de Diputados aprobó el 14 de junio un proyecto de ley que busca despenalizar el aborto. La normativa pasa ahora al Senado para su tratamiento y eventual sanción definitiva.

Para entender lo ocurrido en el Congreso argentino, es necesario remitirse 11 años atrás, cuando se presentó por primera vez el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), pero que nunca logró el consenso necesario para ser discutido. Su promoción es el resultado de la campaña “Aborto Legal, Seguro y Gratuito”, una alianza formada por un movimiento de mujeres, frentes políticos y movimientos sociales que habían presentado la iniciativa seis veces y apenas lograron la firma de 60 legisladores. Actualmente el movimiento suma 305 grupos de organizaciones y personalidades, aunque su cara más visible son las marchas de mujeres del pañuelo verde, diversas y con masiva presencia en las calles. Feministas de toda índole, militantes políticas, hippies con flequillo, chicas fashion o piqueteras es la marca de este movimiento joven.

Y es que los datos revelados en torno al aborto como problema de salud pública son espeluznantes: según Unicef, anualmente 3.000 niñas entre los 10 y 14 años son madres. Según el Ministerio de Salud, el embarazo terminado en aborto es la primera causa de muerte materna; y uno de los estudios estima que hay entre 371.000 y 522.000 abortos inducidos al año. Todo esto llevó a una discusión nacional histórica que, desde el 10 de abril, generó que 738 oradores expusieran en sesiones abiertas del Parlamento sus argumentos; y que el debate de la Cámara de Diputados se extienda por 23 horas. La votación concluyó con 129 votos a favor y 125 en contra, reflejando una sociedad polarizada en un tema crucial para la vida de las mujeres.

¿Qué comprendimos en estas intensas jornadas? En primer lugar, que la participación política de las mujeres en el sistema de representación democrática ha posibilitado que los “temas de las mujeres”, que podían ser vistos como problemas privados o menores, van adquiriendo protagonismo en la escena pública y pueden constituirse en candentes temas de discusión que incluso rompen con la tradicional visión de la política de derecha e izquierda (constatamos que en el caso de Argentina la disciplina partidaria vivió sus límites); movilizan amplios y diversos sectores en las calles (sobre todo jóvenes, usualmente desencantadas/os del campo político) y cautivan la atención mediática como centro de la acción política.

En segundo término nos permitió constatar un nuevo ciclo de las luchas feministas que, como en sus primeros momentos históricos, vuelven a las calles y despliegan una pasión/convicción que rompe con la política institucional. Este movimiento, denominado la “Revolución de las hijas”, es una inesperada irrupción que, reclamando promesas incumplidas de igualdad, se plantan pañuelos y vuelan corpiños para exigir sus derechos desde los colegios a la plaza pública.

Por último, rescato tres ideas centrales de la larga discusión congresal: i) el aborto es un problema de salud pública que requiere urgente atención del Estado; ii) las muertes por aborto son un tema de justicia social: las que mueren por complicaciones del aborto son las mujeres pobres, por falta de atención de salud pública; y iii) votar contra una ley que despenaliza el aborto no es votar contra el aborto, es votar a favor de la clandestinidad. Los abortos ocurren y seguirán ocurriendo en un Estado que los penaliza.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia