Columnistas

Hechos bochornosos

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Corz

22:18 / 11 de agosto de 2018

En la semana que termina fuimos testigos de dos hechos bochornosos que ponen en cuestión no solo lo personal (valores-ética), sino también lo institucional. El robo a un militar de la medalla y de la banda presidenciales por ir a un prostíbulo, y el comportamiento de un diputado ebrio a tal punto de desvestirse en un aeropuerto nos hacen pensar más que en la persona, en la formación que dan y reciben, en el primer caso, y en quiénes nos representan, en el segundo.

No creo que se haya redactado un reglamento de faltas disciplinarias imaginando hechos como los ocurridos, porque son impensables, por decirlo menos. Para la sanción imagino que esos hechos se adecuarán a la norma.

¿Qué puede llevar a un militar a hacer lo que hizo? Todo seguro sonará a justificación, porque no puede creerse lo que pasó, más aún cuando se supone que los militares son formados con tal patriotismo o subordinación al mando que pueden ofrendar sus vidas por una misión, en este caso la custodia de la medalla presidencial, que dicho sea de paso es una joya legada por el Libertador Simón Bolívar al país, y que el presidente Evo Morales no lo lució en el aniversario, paradójicamente, de las Fuerzas Armadas.

¿Qué falló? ¿Su formación en los cuarteles fue deficiente? ¿O será que cuando los militares empiezan a “trabajar”, se “relajan” los valores sobre los cuales fueron formados? De ser así, y creo que ese es el caso, las Fuerzas Armadas deberían examinar qué están haciendo mal, para que uno de sus miembros llegue a tales extremos, descuidando una labor tan delicada como custodiar los símbolos de mando, aquellos que luce el Presidente; a quien, de paso, dan seguridad.

Lo del diputado Domingo Soto hace pensar en quiénes nos representan en el primer poder del Estado, pero sobre todo en quiénes los eligen para que nos representen. De hecho, en el oficialismo y en la oposición surgió el debate sobre cómo está la imagen del Órgano Legislativo. Se habló que lo confunden con un mercado; o que es resultado de su sometimiento, de los legisladores del MAS, al Ejecutivo.

Justamente, este tipo de actitudes, como la manifestada por el diputado Soto, son las que ponen en entredicho no solo a la persona, sino también, y lo más lamentable, a la institución a la que pertenecen, en este caso, la Asamblea Legislativa Plurinacional. No cabe duda de que también, a nivel personal, existe falta de valores y de ética; los cuales son esenciales para desenvolvernos de manera proba en los diferentes roles que cumplimos o nos asigna en la sociedad.

Como todo, seguramente los hechos que suscitan este comentario pasarán a ser otra anécdota criolla más, pero las instituciones debieran actuar.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia