Columnistas

8 de marzo, ¿celebración o protesta?

Este 8M es un día ideal para reflexionar sobre lo que cotidianamente soportamos las mujeres.

La Razón (Edición Impresa) / Lourdes Montero

06:49 / 11 de marzo de 2019

Cada 8 de marzo enfrento la confusión de mis amigos varones que no saben si al felicitarme hacen lo correcto o encenderán mi furia. Con amorosa paciencia, digna de mejor empeño, trato de explicar que no se trata de elogiar mis cualidades “femeninas”, o congratularme por ser “un maravilloso regalo de Dios”. No es un día para que me celebren el hecho de haber nacido mujer porque eso no es mérito mío, no tuve nada que ver con ello. Tampoco me causa gracia la malintencionada preguntita ¿Y para cuándo el Día Internacional del Hombre? El 8 de marzo, mis queridos amigos, es un día de reflexión sobre los retos que implica para una mujer vivir en una sociedad machista y la responsabilidad compartida de trabajar por un mundo más igualitario.

Por ello, el Día Internacional de las Mujeres no es una jornada para celebrar, sino para reconocer que históricamente las mujeres hemos tenido que enfrentar discriminación, opresión e injusticia y que aún tenemos un largo camino para conseguir la igualdad. Conmemoramos la lucha de tantas mujeres valientes que consiguieron el derecho al sufragio, a la propiedad privada, a trabajar y disponer de nuestro salario, a usar anticonceptivos, a casarnos con quien queremos y también a divorciarnos. Asimismo, es el día en que denunciamos las consecuencias de la misoginia y el machismo como marca persistente y obstinada de nuestra cultura.

Cuando creemos que los avances en Bolivia nos acercan a la equidad, recibimos una bofetada de la realidad: el dirigente cocalero Leonardo Loza “garantiza” mujeres para asegurar la permanencia de un ministro de Estado en un festejo; el socialista Jerjes Justiniano reivindica la forma de ser del alcalde Percy Fernández, conocido acosador de mujeres; el diputado Rafael Quispe, para cuestionar un juicio por acoso político por parte de una dirigente campesina afirma tener “una mujer más joven y más linda que ella”; el senador Arturo Murillo declara que cocinar es cosa de mujeres y manda a suicidarse a quienes están a favor del aborto. Y podríamos seguir con este recuento.

Por todo esto, si el 8 de marzo algún despistado todavía te ofrece flores, respira hondo, pon tu mejor sonrisa y dile “prefiero tener acceso a la educación, salud, justicia, salario digno, derechos laborales, una vida libre de violencia y participación política sin miedo a morir en el intento”. Este 8M es un día ideal para reflexionar sobre lo que cotidianamente soportamos las mujeres: bromas machistas, actitudes cotidianas de ninguneo y desprecio, cosificación y acoso callejero… ¿quién de nosotras no ha tenido que soportar la condescendiente y paternalista explicación de un hombre sobre lo que él cree que no consigues comprender? El 8 de marzo es un buen día para denunciar el sistema patriarcal como ese engranaje articulado del poder abusivo del padre, el esposo, el cuñado, el compañero de trabajo y luego el jefe que creen legítima su autoridad por el solo hecho de haber nacido hombres.

El Día Internacional de la Mujer debe provocar cambios en nuestras propias actitudes que reproducen el poder patriarcal. Es necesario que existan días para evaluar los avances y nombrar los desafíos; advertir que las luchas han ido cambiando a través del tiempo, pero que cada generación de mujeres encuentra su propia lucha. Es un día para levantar la voz y al mismo tiempo escuchar las diversas voces de las mujeres, tan distintas en sus necesidades. Son días necesarios para comprender que nuestros problemas no son solo nuestros, sino compartidos con muchas otras.

No se trata de festejar el día, se trata de que reconozcamos en el feminismo un movimiento humanista que busca una sociedad más unida y más justa.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia