Columnistas

Oscurantismos

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 17 de marzo de 2014

En su más conocida novela, Umberto Eco presenta a un personaje, el Venerable Jorge, caracterizándolo como un anciano monje no vidente que es el único que posee acceso a la biblioteca del monasterio en que vive, y que odia la risa y cualquier cosa que la produzca, pues reconoce su enorme poder en la vida y la conciencia de las personas, razón por la que está dispuesto a cometer atroces crímenes con tal de evitar que los demás monjes accedan a un libro cómico. Salvando las diferencias, esta actitud de rechazar aquello que cae fuera de los estrechos márgenes de pensamiento de quienes ostentan alguna forma de poder, motivándolos a perseguir el uso de la ironía como estrategia retórica para hacer visibles comportamientos y prácticas discutibles, cuando no cuestionables, los acerca al espíritu del Venerable Jorge.

Cuando ocurre una desgracia que no solamente afecta a las víctimas directas, sino fundamentalmente a las autoridades e instituciones responsables de haberla evitado, es natural que estas intenten deslindar responsabilidad o desviar el escrutinio hacia otros agentes; pero de ahí a que pretendan evitar hasta los comentarios, y en el camino desplieguen amenazas de violencia, la situación debe provocar preocupación, pues es propia de un pensamiento oscurantista que creímos superado muchos siglos atrás.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia