Columnistas

PPK: el ocaso del tecnócrata

La renuncia de  Kuzcynski desdibuja el prestigio de la imagen de los tecnócratas en Latinoamérica

La Razón (Edición Impresa) / Víctor Hugo Perales Miranda

06:31 / 02 de abril de 2018

La renuncia de Pedro Pablo Kuzcynski (PPK) a la presidencia del Perú pone en evidencia la crisis política de un país asolado por escándalos de corrupción. También desdibuja el prestigio de la imagen de los tecnócratas en Latinoamérica, de aquella élite de gurús que en apariencia solo persiguen mejores resultados de indicadores macroeconómicos, ajenos a la injerencia política, la fanfarria mediática y la corrupción; y cuyas metas supuestamente son la eficiencia, la eficacia y la efectividad en ese camino meándrico hacia el desarrollo social y económico en el que superar la pobreza es el reto.

Podría decirse que PPK es el ícono latinoamericano del tecnócrata. Durante más de medio de siglo, luego de haberse formado en Oxford y Princeton, saboreó el poder, ya sea como ministro en distintos momentos de la enrevesada historia peruana, como alto funcionario de organismos multilaterales de financiamiento, o bajo la faceta de asesor internacional en finanzas.

También podríamos decir de él que se trata de un ciudadano del mundo cuya peruanidad es circunstancial, como relativos son sus entronques familiares con Estados Unidos, Francia y Polonia. Es peruano, pero también es de todos lados; así como el capital, que no tiene nacionalidad definida y su patria es el planeta. Al punto que en su campaña presidencial sus asesores de imagen hicieron que le llamen PPKausa, en una alusión a la palabra coloquial peruana “causa”, que significa amigo. También se hizo llamar PPKuy, en referencia al cuy, roedor asociado en el Perú con la andinidad. Un juego retórico de imposturas, de fabricación de referentes locales de una figura del cosmopolitismo que tuvo relativo éxito en su carrera hacia la presidencia.

Por otro lado, no sobra recordar que un experto en finanzas con más de medio siglo en ejercicio como Kuzcynski tiene claro que el mundo de los paraísos fiscales no se reduce a Panamá ni a las islas del Caribe, también existen en algunos estados estadounidenses, en países europeos o en viejos enclaves asiáticos de la economía global.

Crear una compleja trama de empresas de sociedad anónima que funcionen como offshore en dichos paraísos fiscales, donde no aparezca el nombre del verdadero hombre fuerte de la empresa sino de un palo blanco o testaferro, es más que suficiente para burlar el asedio de funcionarios estatales, sean jueces, procuradores o fiscales de dudosa formación profesional y de mentalidad parroquial.

Las sospechas de corrupción contra PPK se remontan a los años 60, cuando se lo vinculó con un negociado con la International Petroleum Company en desmedro de los intereses del Estado peruano. Sin embargo, no se le pudo probar nada. El problema es que, al igual como ocurre en la mayoría de los países latinoamericanos, las innumerables sospechas de lobby a favor de todo tipo de empresas, desde mineras hasta constructoras, quedan en la impunidad por la falta de pruebas en las operaciones que den con la ruta del dinero.

En efecto, en los países de la región resulta muy difícil probar que un funcionario público ha recibido una alícuota de la inversión estatal destinada a la construcción de carreteras, aeropuertos, fastuosos edificios o cualquier otro elefante blanco. Y esto se debe no solo a la existencia de una inusitada eficiencia investigativa, sino también a los complejos movimientos de las componendas políticas; lo cual demuestra que la tecnocracia no está más allá del bien y del mal, es mundana y está fuertemente emparentada con la política tradicional corrupta; tal como puso en evidencia la enmarañada ruta del dinero de la corrupción en el Perú revelada por el caso Odebrecht.

Es sociólogo, docente de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) y

de la Universidad Pública de El Alto (UPEA).

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia