Columnistas

Pachamama y plástico

Según estimaciones fiables, consumimos cerca de 3.000 millones de bolsas de plástico al año

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Villagómez

00:49 / 23 de diciembre de 2014

Para acompañar las compras de fin de año con el doble aguinaldo, les regalo tres comentarios discordantes y paradójicos. Uno. El Gobierno Municipal de Achocalla, a través de su carta orgánica, será declarado municipio ecológico. Una buena nueva porque esa región es muy importante para la  metropolización. La Paz y El Alto, nuestras maravillosas junglas de cemento y cables, la necesitan con la  misma urgencia que un enfermo terminal de enfisema. Pocos saben que en Achocalla existen obras tan loables como desconocidas: plataformas y talleres de concientización, granjas experimentales, asociaciones de carpas solares, colegios alternativos, productos orgánicos, etc.

Es decir, hay voluntades que cuidan la Pachamama, pero (siempre el pero) deben coexistir con una cruda realidad que es visible si paseas un fin de semana por su laguna. En medio de puestos de comidas y barcazas, fotógrafos y automóviles, parlantes y botellas, sientes la contradicción existente entre la naturaleza y el habitante que, con un desenfrenado afán de consumo, anda regando desechos sin misericordia.

Dos. El Ministerio de Medio Ambiente y Agua, a través del programa Mi Árbol, ha culminado una “Histórica plantación de árboles en toda Bolivia”. Plantaron más de 8 millones de árboles, generaron 10.000 empleos y crearon centenares de viveros. Es decir, un gigantesco e inédito esfuerzo que no debe detenerse. Que Mi Árbol siga plantando otra millonada de plantines, ahora en nuestras calles, antes de que nos planten un gigantesco poste comprado en el exterior.

Tres. Debemos cotejar la cifra positiva anterior con otro dato millonario pero espantoso. Según estimaciones fiables, consumimos aproximadamente 3.000 millones de bolsas de plástico al año. Una cifra irracional para una población tan reducida. Si hacemos una división básica, nos corresponde a cada habitante 300 bolsas de plástico al año que las ves botadas en todas las ciudades, pueblos, caseríos y en el campo. A este ritmo tendremos pronto una Pachamama embalada en plástico, en medio de un zafarrancho consumista de todo: “progreso”, asfalto, gasolina, comida chatarra, celulares, gaseosas, lujosos 4X4, “modernidad”, botellas pet, cemento, gigantografías, edificios en altura, árboles de plástico, etc.

No soy ecologista, ni pertenezco a Grinpis, ni a ninguna otra ONG. El sentido común me hace reflexionar sobre estas contradicciones y el futuro. Paradojas que, a estas alturas, sé que persistirán sin grandes cambios, porque el consumo desmedido, de gobernantes y gobernados, no se rige por ideologías o declaraciones políticas. Eso está muy afincado en el gen de la estupidez humana.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia