Columnistas

El Padrino

Es importante crear alianzas antipatriarcales para que todas las niñas de hoy crezcan sin violencias.

La Razón (Edición Impresa) / Julieta Paredes Carvajal

04:28 / 07 de septiembre de 2014

Es importante crear alianzas antipatriarcales para que todas las niñas de hoy crezcan sin violenciasHay ocasiones en las que, como sociedad, tenemos oportunidad de hacer profundas reflexiones y  aprendizajes, es el caso de Jaime Navarro, candidato a diputado por Unión Democrática, denunciado por violento, golpeador y violador por su expareja. La difusión de un audio que ha revelado este hecho ha suscitado una avalancha de opiniones, discusiones y finalmente la renuncia de Navarro. ¡Bien!

Me parece oportuno hilvanar algunos elementos al respecto. Ha quedado desnudada una parte muy difícil de evidenciar como es la situación de violencia que viven las mujeres pertenecientes a clases medias y clases altas. El cinismo, la prepotencia y el lenguaje vulgar con los que acostumbran a tratar estos blanquitos a las mujeres de estas mismas clases sociales causa indignación; aunque muchas de ellas sean racistas y clasistas con nosotras, de todas maneras nuestra solidaridad y la convocatoria a la denuncia y la lucha contra esta violencia. Estas mujeres deben ser felices en la Bolivia del vivir bien, y es importante crear alianzas antipatriarcales para que todas las niñas de hoy crezcan sin violencias, sin rencores, sin racismo y sin discriminaciones.

El uso de las mujeres en las relaciones políticas entre hombres es otra cosa que nos indigna. Para eso les servimos y no para crear, de veras, una cultura y una sociedad antimachistas, antiviolentas y antipatriarcales. A propósito, necesitamos profundizar, pues tenemos una ensalada en nuestras cabezas, el lenguaje así lo evidencia, se trata como sinónimos al patriarcado, machismo y violencia, pero en realidad no son lo mismo.

Confundir el machismo con el sistema patriarcal y estas dos con la violencia hacia las mujeres puede traer una dilución de lo avanzado hasta hoy y, por lo tanto, el reciclamiento de las injusticias que vivimos las mujeres. Machismo es una forma de pensar y una conducta guiada por la creencia de que las mujeres son inferiores a los hombres, como una naturalización de la inferioridad. Machistas son los hombres pero también hay mujeres machistas, aunque las consecuencias de esta conducta y formas de pensar privilegian siempre a los hombres.

El patriarcado es el sistema de todas las opresiones, que comprende al capitalismo, al colonialismo, al neoliberalismo, al racismo, entre muchos otros. El violento es quien ataca, humilla y destruye a una mujer porque cree tener el derecho de hacerlo, lo que sin duda fomenta y fortalece el machismo y el sistema patriarcal. Se puede ser patriarca y nunca haber golpeado a una mujer, y hasta le pueden dar el nombre de El Padrino; Samuel Doria Medina puede ser un ejemplo de los privilegios del patriarcado y el padrinazgo. Machistas son la mayoría de los hombres y de las mujeres. Desde los curas y cristianos, hasta los futbolistas, pasando por los políticos, etcétera. Los violentos son los que atacan, violan, pegan, matan a las mujeres. Entonces no hay que confundir, pues, porque si no, no reflexionamos y no cambiamos, que es el objetivo y la lucha del Feminismo Comunitario y el Vivir bien.

 

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia