Columnistas

Palestina

Las operaciones militares israelitas en Gaza son una secuela de lo ocurrido en 2004, 2008 y 2012.

La Razón (Edición Impresa) / Pablo Rossell Arce

00:00 / 03 de agosto de 2014

Es bien difícil decir que uno está expresando algún tipo de solidaridad con el pueblo palestino escribiendo una columna de opinión. A lo más, se puede decir que el intento es contribuir en algo para que los lectores conozcan un punto de vista de esta situación en Medio Oriente, que ha provocado tanto titular de prensa últimamente. Algunos antecedentes históricos recientes: Palestina fue una colonia británica entre 1922 y 1948, avalada por la extinta Sociedad de Naciones, bajo el eufemismo de Mandato Británico de Palestina. Para los británicos era clave controlar la zona que más potencial petrolero tiene en el mundo, pero además, la zona que geopolíticamente apoyaba el control del Canal de Suez, en Egipto.

Desde inicios del siglo XX se estableció una alianza entre las corrientes sionistas y los poderes imperiales de la época para dotar a los judíos de un territorio en el que puedan desarrollar un Estado propio. De hecho, puede ser relevante una corta aclaración para destacar acá que el sionismo y el judaísmo no son iguales; el sionismo, a diferencia del judaísmo, es la corriente que insiste en que el pueblo judío debe poseer soberanía sobre el territorio de Jerusalén (y sus alrededores); el judaísmo no exige soberanía territorial para su pueblo. La alianza era elemental y explícita: Gran Bretaña facilitaba la colonización sionista a cambio de la lealtad de los asentados para colaborar con el control imperialista y colonialista de la zona. Es una alianza que funcionó para Gran Bretaña en su momento y funciona para EEUU hoy.

En fin, que la alianza entre el poder imperial inglés con el sionismo implicó, primero, facilitar el ingreso masivo de población judía al territorio colonial de Palestina durante la ocupación británica. Luego de las atrocidades del nazismo contra los judíos en la Segunda Guerra Mundial,vencedores y vencidos no pudieron con su vergüenza y avalaron (Naciones Unidas mediante) el establecimiento de un territorio con dos Estados en el territorio que fue ocupado por Gran Bretaña.

La resistencia de los pueblos árabes de Palestina no se dejó esperar, rechazando desde el inicio (e incluso desde antes) la ocupación sionista de su territorio. Las hostilidades entre árabes e israelitas tuvieron, al menos, tres momentos decisivos: la Guerra árabe-israelí, que arrancó el día de la declaración de partición de Palestina y concluyó en 1949, la Guerra de Suez en 1956 y la Guerra de los Seis Días en 1967. En todas ellas Israel pudo consolidar su supremacía militar, pero nunca en solitario, pues recibió apoyo militar (abierto o encubierto) de EEUU desde 1948.

Con el antecedente de las derrotas militares sufridas, los países árabes reconocieron, con el tiempo, la existencia de un Estado israelita. Los primeros fueron los egipcios en 1978 (con la mediación de EEUU) y, luego de muchas negociaciones, la propia Organización para la Liberación Palestina en 1993. Desde entonces, los palestinos se quedaron confinados a Gaza y Cisjordania. Recién en 2011 le fue reconocido el estatus de “Estado observador miembro” en la ONU. No es un reconocimiento pleno, pero algo es algo.

Las operaciones militares israelitas en la Franja de Gaza son una secuela de lo ocurrido en 2004, 2008 y 2012; ocasiones en las que (como represalia contra los ataques armados en contra de la población israelita) las fuerzas militares de Israel atacaron a la población civil de Gaza, matando centenares de palestinos indiscriminadamente. Si la situación continúa como hasta ahora, con el pretexto (que existirá permanentemente) de los ataques armados contra civiles israelitas, la ocupación militar de Israel sobre la totalidad de Palestina se consolidará en cuestión de años.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia