Columnistas

Panyihadismo en África

La Razón (Edición Impresa) / Sami Naïr

00:00 / 26 de julio de 2015

El África subsahariana se envuelve poco a poco en el torbellino yihadista. Se trata de una ofensiva global. El 22 de julio, dos atentados suicidas en un centro comercial de Maroua, en el norte de Camerún, se cobraron como mínimo 13 muertos y decenas de heridos. Autores supuestos: la secta fanática Boko Haram, que ha declarado, por otra parte, una verdadera guerra contra Nigeria, donde dos ataques también han provocado la muerte de decenas de civiles. En Níger, Chad, Somalia, Malí y Kenia, el yihadismo golpea sin contenerse. Los atentados suicidas de estos últimos meses fueron perpetrados, eso es nuevo, por jóvenes mujeres, a veces todavía adolescentes. La guerra se extiende por doquier, a mano de un panyihadismo militarizado saliendo de las entrañas profundas del mundo árabe y del África subsahariana. ¡La guerra!, no solo actos terroristas o guerrillas. Boko Haram es un ejército, el Estado Islámico también.

En los años 2000, la estrategia de Al Qaeda consistía en movilizar terroristas individuales y mandarlos a la muerte de manera indiscriminada. Ahora, se trata de formar grupos permanentes de combatientes para ocupar territorios. Al Qaeda formaba núcleos nómadas, hoy se construyen ejércitos móviles, a menudo con fuerzas nacionales. Es el modelo del Grupo Islamista Argelino, creado en los años 1990 antes del surgimiento de Al Qaeda, el que se está generalizando. Se trata de una situación cualitativamente nueva, que demuestra el debilitamiento de los Estados-naciones y el fortalecimiento de un islamismo político militarizado, postnacional, funcionando a base de fanatismo radical.

Ahora bien, salvo Egipto y Camerún, todos los países blancos han jugado, en un momento u otro, con el islamismo político para debilitar a la oposición democrática y secularizada. Durante décadas, Arabia Saudí ha incentivado al integrismo ideológico, tanto en el mundo árabe como en Asia y África subsahariana. Billones han sido gastados para sembrar lo que podríamos llamar la infraestructura mental sobre la que se cosecha hoy el integrismo. El monstruo creado para oponerse a la modernización política y democrática se escapa de las manos de sus dueños y se vuelve contra ellos.

Que esta guerra total toque a África subsahariana es particularmente grave. El islam subsahariano siempre ha sido moderado, conservador y apolítico. Estamos asistiendo, frente al fracaso del Estado-nación y del desarrollo social inclusivo, a una versión renovada de islamización postestatal, que tiende a rediseñar las fronteras heredadas del periodo colonial. De ahí el carácter transfronterizo de todos los grupos militarizados yihadistas.

De Somalia a Malí y de Kenia a Libia, los regímenes vigentes no han podido, ni, quizás, querido contener el peligro. La fuerza africana multinacional impulsada por Francia, que debía entrar en acción a finales de julio, se encuentra aún lejos de hacerlo. Ahora bien, sabemos que, desgraciadamente, las únicas batallas que se pierden seguramente, son las que no se libran.

Es politólogo, filósofo, sociólogo y catedrático francés, especialista en movimientos migratorios.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia